Certificación de cosmética BioVidaSana

Últimos artículos

Tintes naturales, tintes vegetales

Los tintes para el cabello convencionales contienen algunos de los ingredientes más tóxicosen cosmética. Entre ellos destaca el amoníaco, el peróxido de hidrógeno, el resorcinol, la hidroquinona y la parafenilendiamina. Su toxicidad está ampliamente demostrada y por ello algunos médicos desaconsejan su uso durante los primeros meses de embarazo o en personas enfermas. Los tintes convencionales eliminan el pigmento natural del cabello y lo reemplazan por el pigmento sintético. Es un proceso muy agresivo que debilita el cabello y le da un aspecto frágil y sin vida. Los tintes naturales sólo actúan en las capas más superficiales del pelo, por lo que el nuevo color es una mezcla del color natural y del color del tinte. Por eso muchas personas que están acostumbradas a un color muy diferente del suyo consideran que los tintes naturales no son suficientemente efectivos. En algunas marcas de tintes encontramos etiquetas que sugieren cierto grado de naturalidad. Muchas veces los envases son de color verde o hacen alusiones a su contenido natural de un modo u otro. Algunas marcas suelen destacar en su publicidad la presencia de ingredientes naturales con mensajes como “enriquecido con aceites naturales”. También suelen hacer hincapié en lo que no contienen: “Sin amoníaco, resorcinol, parabenos, parafinas, sin níquel, sin parafenilendiamina (PPD)”.Está bien que estos productos al menos no contengan algunos de los ingredientes para tintes más controvertidos. No obstante, suelen contener otros ingredientes de origen petroquímico, como diversos PEGs, diversos Laureths, diversos PPGs, Ethoxydiglycol, Propylene Glycol, Butylene Glycol, Tetrasodium EDTA, Methylresorcinol, Ethanolamine, Nitrophenol, Silicone Quaterium o Urea entre otros. Además, en las reivindicaciones de las etiquetas se incide en la ausencia de los ingredientes que pueden ser más conocidos por los consumidores, como” sin amoníaco” o “0% amoníaco”, sin decir nada sobre todos los demás ingredientes de origen petroquímico que contienen.Los “sin” reivindicados son aleatorios y dependen de la estrategia comercial de cada marca, es decir, que no hay un listado común de ingredientes a evitar que todas estas marcas usen, pues los criterios comunes solamente se pueden establecer y verificar si las marcas están certificadas de acuerdo a una determinada norma escrita. Y así, por ejemplo, nos encontramos una marca que declara estar libre de resorcinol, mientras que los productos de otra marca dentro de esa misma gama de tintes que se venden con claims más o menos naturales contiene Methylresorcinol en su lista de ingredientes. Esto obliga a las personas consumidoras concienciadas a ser expertas en ingredientes para revisarlos en las etiquetas de las distintas marcas y así identificar correctamente los que quieren evitar.   Los únicos tintes naturales que se pueden certificar son los tintes vegetales, aquellos que están compuestos por una planta o por una combinación de plantas tintóreas Podemos afirmar claramente que no existen tintes naturales formulados que se puedan certificar; es decir, que todos sus ingredientes sean aceptables para una certificación de cosmética natural y/ o ecológica. Los únicos tintes naturales que se pueden certificar son los tintes vegetales, aquellos que están compuestos por una planta o por una combinación de plantas tintóreas.Los ingredientes que se utilizan en cosmética natural están evolucionando mucho, y hay importantes proveedores internacionales de materias primas que están continuamente investigando para lograr ingredientes que se puedan aceptar en la cosmética natural certificada, tanto por su origen como por su método de obtención. Por lo tanto, es posible que algún día exista algún tinte natural formulado que se pueda certificar, así como hay cremas, champús, geles y otros productos cosméticos. Pero, por el momento, si queremos usar tintes auténticamente naturales, solamente podemos utilizar tintes que sean 100% vegetales.     Koloreko Como un ejemplo real para ilustrar lo que estamos explicando en este artículo, hemos querido compartir la experiencia de Koloreko System; una marca certificada BioVidaSana y localizada en San Sebastián, que está especializada en producir y comercializar una amplia gama de tintes naturales hechos a base de plantas tintóreas.La idea de crear esta marca partió de su fundador, Ramón Izco, peluquero de profesión, quien observaba en su trabajo diario cómo los tintes y otros productos convencionales producían efectos agresivos en el cabello y cuero cabelludo de los clientes de la peluquería y en la piel de las manos de los peluqueros, fomentando una atmósfera cargada de aromas sintéticos. Se producían otros efectos difíciles de relacionar con el uso de los productos cosméticos, pero frecuentes entre los usuarios, como alergias y problemas respiratorios. Además de los efectos nocivos para el medioambiente que producía el residuo de estos productos al desecharlos por el sumidero.En 1985, Ramón comenzó a investigar qué se podía hacer para ofrecer mejores productos a sus clientes y a su personal, y así comenzó a experimentar con los tintes vegetales.Tuvo que hacer muchas pruebas hasta lograr sus mezclas actuales. Hay que tener en cuenta que para la elaboración de tintes vegetales se utilizan solamente diversas especies de plantas combinadas en diversos porcentajes según el color que se quiera conseguir. Son plantas en polvo, a las que se les añade agua caliente para su aplicación, y con esto ya se consigue el tinte. La mezcla no contiene ningún aditivo ni coadyuvante.Para lograr tintes vegetales eficaces es importante realizar un buen diagnóstico para conseguir el color deseado, pues los pigmentos naturales no actúan del mismo modo que los tintes químicos. Es que, al carecer de componentes químicos, no puede aclarar el color del cabello. Sin embargo, aporta pigmentos naturales que activan el brillo y proporcionan luminosidad. El resultado es que en cabellos con gran cantidad de canas se consigue el color deseado de manera homogénea, en cabellos con poca cantidad de canas, el color aplicado aparece en forma de reflejos. Plantas que tiñen el cabello Existen plantas que tienen la capacidad de teñir el cabello. Muchas de ellas se conocen y ya las utilizaban civilizaciones milenarias como la egipcia. Quizás la más conocida es la henna pero hay muchas otras como el índigo, la nuez, el ruibarbo, el café, la cúrcuma, la cassia, el hibisco o la remolacha. Los tintes

Leer completo »

ENTREVISTAMOS A COSMÉTICA NATURAL CASERA SHOP: “Muchos de nuestros clientes son mujeres a las que les gusta elaborar su propia cosmética”

Se llama Sergio Sevilla. Le gusta el deporte, el senderismo y la cocina. Junto con su mujer, Andrea Berndl, fundó la empresa Camassia ECO hace ya más de 10 años y la dirigen desde entonces con mucha ilusión y entusiasmo de poder ofrecer productos naturales a un gran público. El “Háztelo tú mismo” crece. También en cosmética y productos de higiene. Pero, eso sí, con certificación… -¿Qué es Cosmética Natural Casera Shop?–Somos un proveedor de materia prima natural y ecológica para particulares, laboratorios y artesanos y a través de nuestra tienda online vendemos todo tipo de materiales, ingredientes, utensilios, moldes y libros con los que crear nuestros propios cosméticos artesanales. Acompañamos a nuestros clientes a través de tutoriales y vídeos en el proceso de creación de sus recetas cosméticas. Además, ofrecemos una línea propia de cosmética 100% hecha en España que cuenta con certificación ecológica y natural. De esta manera, estamos contribuyendo a cuidar no sólo nuestro cuerpo, sino también el planeta. LOS PRODUCTOS-¿Cuáles son los productos que ofertáis? ¿Alguna joya de la corona?–Ofrecemos a nuestros clientes productos como aceites vegetales, aceites esenciales naturales y puros quimiotipados, hidrolatos, mantecas y ceras vegetales, conservantes naturales, emulsionantes vegetales, vitaminas, tensioactivos, principios activos naturales, bases para hacer cremas y jabones, extractos de plantas, envases y utensilios para cosmética, entre otros. Entre nuestros productos más vendidos se encuentran nuestra Crema Base Certificada Ecológica, que facilita la elaboración de cosmética casera natural enormemente para la gente que no dispone de tanto tiempo. Aparte de aceites, mantecas vegetales e hidrolatos que forman las bases de un cosmético, nuestros productos estrella son principios activos tradicionales usados desde décadas, pero también principios activos muy novedoses y únicos en el mercado como por ejemplo nuestras células madre de plantas y péptidos obtenidos de plantas (el estándar suele ser péptidos obtenidos vía síntesis). Desde el boom de los cosméticos y champús solidos, la venta de tensioactivos en formato de polvo ha aumentado de forma considerable… Vemos también mucho interés en envases cosméticos hechos de cartón como sticks labiales o tarros o tubos de cartón para aquellos fabricantes que quieren ofrecer cosméticos envueltos sin plásticos. LA CERTIFICACIÓN-¿Con qué certificación contáis?–Hemos optado por ofrecer a nuestros clientes una garantía superior… Mantenemos dos sellos de certificación ecológica, BiovidaSana y Cosmos Organic, desde muchos años, así garantizando, gracias a los sistemas de control a los que nos sometemos de forma voluntaria, que todos nuestros productos etiquetados como «bio» cumplen con la normativa europea de agricultura ecológica (reglamento (CE) 834/2007). En el momento actual en España los únicos sellos para cosmética que ofrecen una garantía seria con auditorías en las instalaciones de la empresa certificada, visitas personales de inspectores cualificados y exigiendo una trazabilidad de lotes junto con una exhaustiva y completa revisión de ingredientes y documentación técnica e información en etiquetas son BiovidaSana y Cosmos (junto con NaTrue y la certificación de CAAE para cosmética). Todos los demás sellos o logos que se usan en España no ofrecen estas garantías y son diseñados por agencias de marketing o diseñadores y terminan siendo pura publicidad sin una real garantía por detrás. Así mismo, nos preocupamos de que nuestros clientes sepan y entiendan la importancia de contar con estos prestigiosos sellos en nuestros productos, ya que adquirirlos y mantenerlos requieren de un esfuerzo extra, porque se deben cumplir una serie de requisitos muy exigentes para ello. Para fabricantes de cosmética natural y ecológica que a su vez producen cosmética con sellos serios (ya sean laboratorios o artesanos con producciones a menor escala) es muy importante poder contar con un proveedor homologado que tiene todas sus certificaciones, registros y documentaciones en regla y allí nos hemos podido posicionar en los últimos años con pie firme suministrando a una gran cantidad de fabricantes de cosmética natural y ecológica gracias a nuestra filosofía de que la calidad y seriedad ante todo. Los consumidores que comparten nuestra filosofía y clientes fieles desde años que sepan distinguir la calidad… nos lo agradecen. De esta forma, también, en nuestras publicaciones y artículos queremos informar al consumidor que no todos los sellos y etiquetas son legales y que no todos garantizan que un producto sea ecológico y natural. Por todo lo contado anteriormente, recomendamos a los consumidores que lean atentamente las etiquetas y que miren detalles, pidan certificaciones y pidan datos a las empresas donde compran en caso de dudas. Desde Cosmética Natural Casera Shop, rechazamos todo lo que esté relacionado con “greenWashing”, por lo que solo afirmamos que un producto es natural cuando realmente lo es.Por último, y para que nuestros productos cumplan con todos los requisitos que exigen estos sellos, contamos también con un exigente proceso de elección de proveedores y productos. Debido a que trabajamos bajo el sistema de BPF (buenas prácticas de fabricación), evaluamos a nuestros proveedores mediante un cuestionario de homologación en el que verificamos que cumplen con unos requisitos de calidad. LOS CLIENTES-¿Quiénes son vuestros clientes?–Nuestros clientes son principalmente mujeres de entre los 24 y 60 años a las que les gusta elaborar su propia cosmética, se preocupan por cuidar el medio ambiente, respetan la vida de los animales y, además, les gusta cuidarse de forma natural, a través de una dieta sana, fitness, yoga, etc. El otro gran grupo de clientes son, como ya he mencionado, fabricantes, laboratorios y artesanos. -¿Cómo veis el mundo de la cosmética natural y/o ecológica en la actualidad en nuestro país?–En la actualidad, podemos observar que los clientes son cada vez más exigentes en cuanto a los productos que adquieren, ya que esperan que estos sean eficaces y estén en línea con sus propios valores de sostenibilidad y responsabilidad. Es por esta razón que podemos ver que la industria cosmética está enfocándose en producir de manera más sostenible, ya sea por motivos éticos o de responsabilidad medioambiental. Cada vez es más grande la oferta de materia prima disponible en versión Cosmos, o con certificado RSPO, sin conservantes dañinos o que usan conservantes naturales, etc. LOS PRECIOS-¿Hacer las cosas en casa

Leer completo »

Cremas solares naturales de verdad

Es difícil hablar de cremas solares. Es un tema controvertido porque la publicidad ha expandido mensajes contradictorios o directamente falsos, además de que abunda el greenwashing. Para traer algo de luz y aportar datos reales sobre este tema, hemos preguntado a dos expertas formuladoras de cosmética natural, entre otros productos, de cremas solares. Ellas son Ana Isabel de Andrés, de Amapola Biocosmetics y Nuria Téllez, de Münnah Natural Cosmetics, ambas marcas con certificación BioVidaSana.Lo primero que Nuria quiso puntualizar es que el sol es bueno para la salud y necesario, pero hay que exponerse a él en momentos del día que no nos haga daño y poco a poco, hasta ir acostumbrando a nuestro cuerpo e ir produciendo melanina. Además, incide en un aspecto importante: «el enrojecimiento que nos provoca el sol ‘es bueno’, porque es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que nos dice que nos retiremos del sol. El problema viene cuando ‘enmascaramos’ el enrojecimiento de la piel con protectores solares químicos que no protegen contra los UVA, IR, etc. sino sólo contra los que producen enrojecimiento, que son los UVB (que suponen sólo el 3% de la radiación solar)». Todas las personas que estamos relacionadas de una manera u otra con la cosmética natural, opinamos que los filtros químicos hay que evitarlos totalmente Un Factor de Protección Solar (SPF) muy alto nos permite estar al sol sin quemarnos, pero no nos protege de los efectos negativos del sol y así se puede estar absorbiendo radiación UVA e IR durante años, pero «estos rayos son los más peligrosos porque son los que llegan a la dermis y la hipodermis, son los responsables del envejecimiento cutáneo, manchas y melanomas». Nuria añade que el SPF sólo se basa en la medición del enrojecimiento cutáneo, por lo tanto, solo se mide la protección frente a los UVB.   Según Téllez, lo ideal son los protectores solares que reflejen todas las radiaciones, incluso la luz azul de las pantallas. Y esto solo se consigue con protectores minerales. Por supuesto, todas las personas que estamos relacionadas de una manera u otra con la cosmética natural, opinamos que los filtros químicos hay que evitarlos totalmente. Además del efecto «enmascaramiento», los ingredientes son perjudiciales en sí mismos. Sabemos que todos los ingredientes que la legislación de cosmética permite están testados y son supuestamente seguros, pero hay que tener en cuenta que cada año se prohíben algunos de estos ingredientes seguros hasta ese momento y que el «efecto cóctel» por el uso combinado de éstas y otras sustancias químicas, así como el efecto de su uso prolongado, no están suficientemente estudiados.Hay filtros químicos como el oxibenzona y el octinoxato, que se ha demostrado que son perjudiciales para los corales, y otros muchos que producen unos u otros efectos negativos, como ser disruptores endocrinos, producir alergias y/o acumularse en las grasas del cuerpo y en el medio natural, entre otros efectos. Un Factor de Protección Solar (SPF) muy alto nos permite estar al sol sin quemarnos, pero no nos protege de los efectos negativos del sol En las cremas solares naturales de verdad, se eligen cuidadosamente todos los ingredientes, pues cada uno juega su papel. A los filtros minerales se le añaden algunos aceites y/o mantecas vegetales que actúan como filtros biológicos y ayudan a disminuir la cantidad de filtro mineral a utilizar. Los ingredientes establecen sinergias entre ellos que potencian el efecto final. Sobre ello, Nuria nos comenta: «Es muy bueno usar protectores naturales biológicos, que son aceites y mantecas que, aunque protegen menos que los minerales, colaboran mucho en la protección y además hidratan y nutren para contrarrestar los efectos deshidratantes del sol. Es mucho más efectivo hacer una crema con mantecas o aceites puros sin refinar, que con triglicéridos (que son las unidades mínimas de un aceite y que ya está desprovisto de vitaminas, minerales, etc., solo sirve para poder emulsionar una crema)».Hay que darse cuenta de que las formulaciones de las marcas pequeñas son cosmética de autor; cada una tiene sus preferencias y aplica sus propias técnicas basadas en la observación y en la experiencia, pero todas comparten los mismos principios fundamentales. Un ejemplo es lo que nos cuenta Ana Isabel, de Amapola Biocosmétics: «Como formuladora siempre intento elegir aquellos ingredientes que tienen una función determinada, como hidratante, protectora, antioxidante o antiinflamatoria, entre otros. Hay ingredientes naturales que forman una capa protectora que retiene la humedad de la piel, importante cuando se está al sol. Para estas funciones, uno de los ingredientes más utilizados es el aceite de coco, que actúa formando una función barrera que retiene la humedad en la piel. Nosotros también usamos aceite de buriti, que tiene una función similar a la del aceite de zanahoria, con un alto contenido en carotenos y son excelentes antioxidantes y antiinflamatorios, al mismo tiempo que ayudan al bronceado en la piel sin que se queme. Hay otros ingredientes como el aceite de aguacate, que es rico en grasas insaturadas y vitaminas liposolubles y por eso mejora la elasticidad y uno de los importantes es la manteca de karité, que tiene por sí misma un poder filtrante de las radiaciones ultravioleta y que también actúa protegiendo la piel de las agresiones externas».A muchas personas consumidoras de cosmética natural les preocupa que los filtros minerales puedan tener un tamaño de nanopartícula. Se usan para conseguir una crema lo más transparente posible, que no sea difícil de extender ni deje «emplastos» blancos en la piel, logrando al mismo tiempo una protección alta y que el producto sea auténticamente natural. Apoyar el esfuerzo de estas empresas locales vale la pena ya que estaremos comprando un producto de altísima calidad Nuria nos explica qué filtros utiliza y por qué motivo: «el dióxido de titanio ha sido prohibido en alimentación y en la industria farmacéutica por sus nocivos efectos en la salud (daña el ADN). Sin embargo, en cosmética aún se permite, porque se entiende que no atraviesa la piel, pero…. ¿qué pasa con el dióxido de

Leer completo »

Todo lo que hay que saber sobre la cosmética vegana

La definición de un producto vegano es que no contiene ingredien-tes de origen animal ni podrán haberse obtenido con la intervención de aditivos, enzimas, aromas, perfumes, colorantes o coadyuvantes de origen animal. El movimiento vegano se inspira en los movimientos de “no violencia” que ya predicaban algunos filósofos de la antigua Grecia o el budismo. Es un movimiento que quiere evitar a toda costa el sufrimiento y la ex-plotación animal.La cosmética ha sido uno de los sectores que mejor ha representado ese sufrimiento ya que, durante años, los productos se experimentaban en animales vivos. Además, algunos ingredientes se obtenías de animales a los que se mataba por ello. El caso más emblemático es el ámbar gris, sustancia muy apreciada en perfumería que se obtiene de los cachalotes. De aquí surgieron muchos movimientos contrarios a ello entre los que destaca la asociación PETA fundada en 1980 y que impulsó una de las certificaciones más conocidas de cosmética no experimentada en animales, el sello “Cruelty free”.Desde 2013 está prohibido en Europa comercializar cosméticos testados en animales o que conten-gan ingredientes que lo hayan sido. Por eso parecería que no tiene mucho sentido seguir utilizando sellos referentes a la no experimentación. Las entidades que los promueven argumentan que sus sellos se otor-gan a las empresas y que muchas siguen testando para vender en otros países donde se exige.Paradójicamente que un producto sea vegano no quiere decir que no tenga ingredientes de origen petro-químico, muchos de los cuales, suponen un importante impacto sobre los ecosistemas y afectan, indirectamente, a muchas especies de animales.Por tanto, un sello vegano solo garantiza que no hay ingredientes animales ni de origen animal. Para las personas consumidoras más concienciadas con el bienestar animal no debería ser suficiente. Lo más recomendable sería que optaran por cosmética a la vez certificada como vegana y como econatural. Algunas certificaciones como BioVidaSana y la italiana “Suolo e salute” ofrecen esta opción conjunta.Un ejemplo claro de un ingrediente que se podría utilizar en una certificación vegana, pero no en una certificación econatural y vegana es la Synthetic Beeswax, que es un ingrediente petroquímico que simula la composición de la cera de abejas natural. Existen ceras de origen vegetal, como la carnauba, la candelilla y otras, que son las que habría que utilizar para tener ambas certificaciones. ¿Cómo distinguir un ingrediente de origen animal? Distinguirlos puede parecer fácil ya que los productos cosméticos están obligados a incluir en su etiqueta el listado de ingredientes. Sin embargo, no siempre es fácil distinguir qué ingredientes son de origen animal. Algunos son conocidos y utilizados ancestralmente como productos cosméticos. Es el caso de la miel, la cera de abejas, la leche o la lano-lina, que es una cera que se obtiene de la lana. También son conocidos algunos insectos como la cochinilla, de la que tradicionalmente se obtenía el colorante carmín.Pero hay muchos ingredientes cosméticos que se han obtenido de residuos de la industria cárnica: huesos, pelos, plumas, grasa, tejido conectivo o cartílagos, de ellos se extraen colágeno, elastina, keratina y cualquier ingrediente que pueda derivar de una sustancia grasa. Por ejemplo, un ingrediente de origen animal que hay que saber lo que significa su nombre INCI para identificarlo es el Sodium Tallowate. Es el resultado de saponificar sosa con una grasa animal para hacer jabones. Ahora la mayoría de los jabones se hacen con grasas vegetales, pero todavía existen jabones hechos con grasa animal.Lo más complicado de verificar son los centenares de ingredientes de la cosmética que se obtienen de materias grasas y éstas pueden ser tanto de origen vegetal como animal. Por desgracia, en el listado de ingredientes, el nombre que se le asigna siguiendo la nomenclatura internacional INCI es idéntico sea cual sea su procedencia.Hay muchos ejemplos de este tipo de ingredientes. La glicerina, glicerol, gliceril y todos sus derivados, ácidos grasos como el esteárico, oleico o palmítico y todos sus derivados; algunos alcoholes como Myristyl alcohol, Oleic alcohol, Octadecenol, aminoácidos y péptidos; Leticina, ácido hialurónico, Caprylic triglyceride, vitaminas como el retinol o la biotina. También pueden ser de origen animal algunos compues-tos usados como agentes de fricción en pastas dentales y que se obtienen de huesos como Calcium phosphate, Monosodium, Dicalcium y Tricalcium phosphate,Un caso curioso es el del ingrediente conocido como Castor Oil, porque puede llevar a confusión. El Castor Oil es aceite de ricino. Su nombre INCI es Ricinus Communis Seed Oil. El nombre INCI Castor Oil se usa para ingredientes con base aceite de ricino y algún otro ingrediente de origen sintético, como el PEG-100 Hydrogenated Castol Oil, que no se podrían utilizar en cosmética natural certificada. Y por otra parte, existe el nombre INCI Castoreum Oil, que sí es de origen animal, pues es una secreción glandular de los castores, que se usa en perfumería, y que no se podría utilizar en cosmética certificada como vegana ni como natural.Hay dos emolientes muy conocidos: el squalene y el squalane (que deriva del anterior) que pueden proceder de los tiburones; pero también los hay de origen vegetal, procedentes normalmente de las aceitunas, o de otros vegetales como la caña de azúcar. Solamente por su nombre INCI no se puede saber si su origen es animal o vegetal, porque el nombre es igual sea cual sea su origen.De aquí deriva la utilidad de los sellos veganos, ya que la única forma de tener una garantía de que un producto no tiene ingredientes de origen animal es que una entidad experta lo haya revisado previamente y pueda garantizarlo a través de un certificado. Certificaciones veganasHay diferentes sellos de certificaciones veganas que se usan en el mundo. The Vegan Society fue pionera en la certificación de productos veganos y su sello es uno de los más conocidos, especialmente en el sector de la alimentación. Muchas de las normas que se han desarrollado después están inspiradas en ella y básicamente garantizan el cumplimiento de estos cuatro puntos:•No se utilizan ingredientes animales ni ingredientes de origen animal.•No se realizan ensayos en animales en los ingredientes ni

Leer completo »

LA COSMÉTICA NATURAL EN LAS FARMACIAS

Cada vez es más habitual ver productos cosméticos a la venta en las farmacias; y muchas veces, dentro de la gama de cosmética de las farmacias se ofrecen marcas que se anuncian como cosmética natural. ¿pero es natural toda la cosmética que se vende cómo tal? No hace mucho, mientas conversaba con la dueña de una farmacia que vende bastantes productos naturales, vi que tenían en una estantería el aceite de una famosa marca, que lleva el término “Bio” en su nombre, pero que no es bio, es decir, no es ecológico, biológico, orgánico, bio ni eco, todo ellos términos similares y dotados de significado propio. El producto no es ni siquiera natural, porque su principal ingrediente, el que está en primer lugar en la lista de ingredientes de su etiqueta, es Paraffinum Liquidum. Le pregunté: “Pero ¿cómo vendéis esto?” y me respondió: “Porque la gente lo pide; se creen que es un producto muy bueno, por la publicidad”Esta es una opción, vender lo que la gente pida, lo que más se anuncia y más se conoce, y otra opción es distinguirse de otro tipo de establecimientos, y vender cosmética natural auténtica.Al no estar reguladas por ley la definición ni la certificación de la cosmética natural ni ecológica, los consumidores están expuestos a una gran diversidad de mensajes y reclamaciones a, veces contradictorios, e incluso, para las personas claramente interesadas en consumir productos naturales, es difícil a veces saber a qué atenerse. En este escenario, las farmacias podrían jugar un papel relevante en la difusión y el conocimiento por parte de los consumidores de lo que es la cosmética natural auténtica, lo que les supondría una clara oportunidad de negocio.Creo que esta sería una gran oportunidad para las farmacias porque el público en general considera que lo que se vende en farmacias es más fiable y además hay la costumbre de preguntar y pedir consejo a los farmacéuticos sobre todo tipo de cuestiones. Es lógico, teniendo en cuenta que en las farmacias hay personal cualificado atendiendo al público, al contrario de lo que sucede normalmente en otros establecimientos como supermercados y droguerías, por ejemplo. Lo que no es tan sencillo es definir, y decidir ¿a qué se puede considerar cosmética natural? Lo más sencillo sería seleccionar solamente productos cosméticos certificados, y certificados por certificadoras profesionales y según normas reconocidas. Es que, en medio de este mercado no regulado, también hay sellos y avales dados por particulares, por asociaciones, etc. que no aportan las garantías que aporta una certificación profesional.Hay mucho trabajo detrás de las principales normas de cosmética y de sus certificaciones, como: decidir, con base técnica, cuales son los criterios para la aprobación o prohibición de los ingredientes, que documentación hay que pedir para decidir si un ingrediente cumple con las Norma, como hay que hacer la revisión de fórmulas y etiquetas para comprobar que todo está correcto antes de que el producto salga al mercado, como se hacen las inspecciones, que irregularidades tiene que cometer una empresa certificada para que se le retire la certificación, etc.Al no haber un reglamento oficial para la cosmética natural, hay ciertas diferencias entre unas normas privadas y otras, y el cálculo del % de ingredientes ecológicos no se hace de la misma manera en todas las normas, pero los criterios y principios básicos sí son los mismos, y si la certificación la lleva a cabo una certificadora profesional, también sabremos que el modo de hacer el trabajo y tomar las decisiones será bastantes similar, pues éstas, a su vez, están supervisadas por una entidad de acreditación y trabajan de acuerdo a las normas de calidad establecidas para certificadoras.De esta manera, por ejemplo: si un producto cosmético certificado contiene un ingrediente identificado como “ecológico”, sabemos que su entidad de certificación ha comprobado que ese ingrediente cuenta con un certificado que indica que se ha producido según el reglamento para la producción ecológica. O, por ejemplo, si contiene propanediol u otro de los muchos ingredientes que con el mismo nombre INCI pueden ser de origen vegetal o petroquímico, sabremos que se ha comprobado que es vegetal, que no es transgénico y que se conoce su método de obtención, entre otros requisitos.Las farmacias, como el referente de información fiable que son para muchos consumidores, además de vender cosmética certificada, también sería interesante que se informaran más sobre el significado de las certificaciones y que conocieran las normas que siguen los productos que venden. Pueden informarse consultando las webs o las distintas publicaciones disponibles y/o consultando directamente con las entidades de certificación y con las organizaciones que publican normas de cosmética para informarse. (Una aclaración: a veces el organismo que elabora la norma de cosmética y el que certifica es el mismo, pero en cosmética es frecuente que estas dos funciones vayan por separado) Las farmacias también pueden elaborar sus propios productos de cosmética sin necesidad de presentar una declaración responsable a la AEMPS si los productos están destinados a la venta en la propia farmacia. En este caso, la farmacia está en una posición privilegiada para elegir lo que quiere ofrecer a sus clientes, y para ofrecerles toda la información que le requieran.Se puede producir cosmética propia que no sea natural, pero, si seguimos explorando la opción de que sea una farmacia que quiera distinguirse por vender cosmética natural, vemos que puede elegir sus propios criterios, y explicarlos a los clientes si se lo requieren.Hay otros ingredientes, sobre los que puede haber opiniones diversas, pero que las normas de cosmética natural normalmente no aprueban; por ejemplo: las vitaminas sintéticas retinol o pantenol. Si una farmacia que formule sus propios productos tiene una opinión favorable sobre estos ingredientes, puede utilizaros y explicar por qué lo hace a quien se lo pregunte; que no sería lo mismo que vender un producto cosmético que le ha traído un distribuidor, pero del que no sabe nada sobre cómo se ha hecho y que se vende como “Organic retinol”, que es un ingrediente, que, admitido o no, no puede

Leer completo »

CÓMO TENER UN LINEAL DE COSMÉTICA NATURAL CONFIABLE EN TU FARMACIA

En 2022, se divulgó en los medios de comunicación un estudio llevado a cabo por una empresa de cosmética coreana sobre las tendencias del mercado de habla hispana. Entre las conclusiones destaca que casi un 84% de las personas entrevistadas tenía entre sus prioridades los productos naturales y ecorresponsables. Este estudio viene a constatar que el interés por una cosmética más natural y ecológica crece al mismo ritmo que la preocupación de la población por los problemas medioambientales y de salud. Pero este estudio también sirve para mostrar la gran confusión que existe en torno a este tema. Porque ¿a que llamamos una cosmética ecorresponsable? Cada una de las personas entrevistadas puede entender algo diferente. Podría ser elaborada con ingredientes ecológicos, vegana, sin envases o con ingredientes de comercio justo, por poner solo unos ejemplos. La ecorresponsabilidad es un concepto muy amplio y, como no está definido en ningún sitio, tiene significados diferentes para personas diferentes. Este hecho abre la puerta a uno de los principales problemas que tiene el mercado hoy en día: el greenwashing. Este término, según un informe de la Comisión Europea de 2021, afectaba al 51% de los anuncios que aparecen en internet. Para evitarlo, es muy necesario que los términos que se utilizan en el etiquetado estén bien definidos. Así que lo primero sería saber qué es realmente la cosmética natural.¿Qué es una cosmética natural? Muchas entidades privadas que se dedicaban a certificar productos alimentarios ecológicos propusieron normas para cosmética natural y ecológica. Aunque con ciertas va-riaciones, todas tienen unas bases comunes que incluyen:• Los ingredientes son naturales o de origen natural. Puede admitirse un pequeño porcentaje de ingredientes de origen petroquímico, que cada norma restringe y especifica. Estas excepciones se refieren mayoritariamente a algunos conservantes, que se utilizan en proporciones muy pequeñas.• No se incluyen materias primas, especialmente compuestos químicos sobre los que existen dudas sobre su inocuidad para el medio ambiente o la salud de las personas.•Utilizan procesos de transformación y elaboración respetuosos con el medio ambiente.• Se permiten ingredientes de origen animal siempre que no sean derivados de animales amputados o sacrificados específicamente para la elaboración del cosmético.• No están testados en animales ni el producto final ni ninguno de sus ingredientes.• No se admiten ingredientes ni procesos que impliquen el uso de tecnologías controvertidas como organismos modificados genéticamente (OGM), nanotecnología o irradiación. Si además hablamos de cosmética ecológica, los ingredientes de origen vegetal y animal deben provenir de la producción ecológica certificada. Bajo estos criterios encontramos en el mercado normas privadas im-pulsadas por diferentes entidades como la norma BioVidaSana, COSMOS o NATRUE.Pero estas normas no son oficiales y, por tanto, no están reconocidas ni se aplican en todos los casos. LaComisión Europea quiso regular el uso del término “cosmética natural” y el resultado fue la ISO 16128, quese desarrolló para poner algo de luz sobre el tema y acabó generando más confusión. No es una norma desarrollada para certificar producto, sólo indica a las empresas cómo han de calcular el porcentaje de ingredientes naturales. Por ello, no define ni protege el uso del térmico ecológico y no establece ingredientes prohibidos para que un cosmético pueda ser considerado natural. ¿Basta con conocer el INCI? Para saber si una cosmética que no está certificada es natural se puede recurrir al listado de ingredientes que obligatoriamente encontramos en los productos cosméticos. Muchas personas consumidoras se han vuelto expertas en hacerlo. Pero la publicidad ha servido para confundir y, por ejemplo, nos podemos encontrar personas que busquen una cosmética “sin sulfatos” porque se ha convertido en un eslogan de venta que se asocia a la cosmética natural.Pero no todos los sulfatos son iguales y los hay seguros y admitidos por las certificaciones de cosmética natural.El INCI no es siempre una opción fiable. En el caso de algunos ingredientes podemos tener bajo la misma denominación un producto que proviene de fuentes diferentes y que se ha obtenido mediante procesos diferentes. ¿Qué genera más confusión entre las personas consumidoras? Algunas personas consumidoras creen que la cosmética ecológica está regulada como la alimentación ecológica y que, por tanto, sólo una verdadera cosmética elaborada con ingredientes ecológicos puede hacer alusión a los términos ecológico, biológico y orgánico, o alguno de sus prefijos “bio” o “eco”. Por eso compran confiadas cualquier cosmético que incluya en la etiqueta estos términos.Otro error común es creer que un producto vegano es siempre natural. Las certificaciones veganas solo sig-nifican que en el producto no hay ingredientes de origen animal, pero eso abre la puerta a muchos ingredientes sintéticos.Y, por último, también se asocia a natural la cosmética sólida. En este caso se trata de una reducción de los envases que, aunque sea algo positivo, no significa automáticamente que el producto esté elaborado coningredientes naturales. ¿Cómo elegir las marcas de cosmética? La única forma de asegurarnos de que la cosmética que ofrecemos en nuestros lineales es realmentenatural o ecológica, es apostando por marcas certificadas por una certificadora de confianza. Y aquíplanteamos otro problema con el que nos encontramos hoy en día. La falta de regulación está favoreciendo que aparezcan algunas empresas dedicadas a “certificar” productos cosméticos sin un mínimo de garantía. Su estrategia se basa en ofrecer precios muy económicos en comparación con otras certificaciones. Para evitarlo, es imprescindible pedir siempre los certificados de la cosmética y comprobar que quien los emite es una certificadora profesional, que está registrada para tal actividad y que está acreditada. En España po-demos mencionar a BioVidaSana, NATRUE o cualquiera de las certificadoras de la norma COSMOS. Pero eso no excluye que haya productos con sellos fiables de otras certificadoras, especialmente si son productos fabricados en otros países.Una certificadora ofrece dos garantías: se basa en una norma escrita y publicada que define lo que es natural y que supervisa los ingredientes, fórmulas y etiquetas de los productos que llevan sus sellos, además de inspeccionar los laboratorios donde se producen de acuerdo a esa norma. En el ejemplo de la glicerina mencionado anteriormente, podemos confiar en que, si el producto

Leer completo »

GUERRA CONTRA EL TRICLOSAN

El triclosán es un antibacteriano que se utiliza diferentes productos de higiene personal. Se trata de un ingrediente controvertido que se encuentra en el punto de mira de las autoridades sanitarias desde hace tiempo. En los EEUU, el FDA lo prohibió en el año 2016. En la Unión Europea está clasificado como irritante para la piel y los ojos, persistente, bioacumulativo, tóxico y disruptor endocrino. Hasta el 2014 se permitía su uso en cualquier cosmético; pero una revisión llevada a cabo por expertos de la Comisión llegó a la conclusión de que su uso no es seguro para las personas consumidoras, debido a la exposición acumulada y restringió su uso a solo un grupo de cosméticos: pastas de dientes, jabones de manos, jabones corporales y geles de ducha, desodorantes (no en aerosol), polvos compactos y maquillajes en una concentración máxima del 0,3%. También se permite en enjuagues bucales a una concentración máxima del 0,2%.El principal problema es que se acumulan en los tejidos e incluso se ha detectado en la leche materna. Tienen efecto como disruptor hormonal y pueden ayudar al desarrollo de bacterias resistentes cuando no se han demostrado que sean más efectivos matando bacterias que el jabón tradicional. De hecho, resulta un contrasentido, y no se ha detectado que aporten ningún beneficio extra añadiéndolo a jabones y geles de baño. Se trata sólo de una estrategia comercial para vender más alentando el miedo de las personas a lasbacterias.El triclosán presente en pastas de dientes y colutorios se absorbe a través de la mucosa y una parte se puede ingerir y afectar la flora intestinal provocando la inflamación de la mucosa. Estudios de laboratorio lo han relacionado también con colitis, enfermedad de Crohn y cáncer de colon.Además de sus efectos sobre la salud de las personas tiene efectos ambientales, especialmente en los ecosistemas acuáticos a los que llega a través de las aguas residuales. Está clasificado como muy tóxico para la vida acuática y con efectos a largo plazo. También llega al medio ambiente a través de los lodos de depuradoras que se usan como fertilizantes agrícolas perjudicando a los microorganismos del suelo, con efectos principalmente sobre el ciclo del nitrógeno. El triclosán se ha convertido en un contaminanteambiental que también llega a las personas a través de las plantas regadas con agua regenerada o del pescado.Debido a su mala fama, se usa menos actualmente, incluso en cosmética convencional, pero si está en la fórmula, aparece con el nombre INCI Triclosan en la lista de ingredientes de la etiqueta; con lo que es fácil de identificar. Actualmente se puede encontrar principalmente en desodorantes convencionales. Alternativas al triclosán en cosmética econatural Los conservantes que están permitidos en cosmética econatural son totalmente eficaces, y no se necesita en absoluto el Triclosán ni otros conservantes controvertidos. Hay que recordar que todos los productos cosméticos que salen al mercado tienen que haber pasado un challenge test para demostrar la eficacia de sus conservantes, y si no pasan el test, hay que ajustar la fórmula hasta que el resultado sea satisfactorio.Los conservantes más utilizados son el Sodium Benzoate, Potassium Sorbate, Dehydroacetic Acid, Sorbic Acid, Benzyl Alcohol, y cada vez más se utilizan conservantes de origen natural como el Sodium Anisate y el Sodium Levulinate, algunos aceites esenciales, como el de romero y también hay conservantes de origen microbiano como los que contienen la bacteria Leuconostoc– Además, los desodorantes que contienen ingredientes de origen mineral, normalmente no necesitan ningún conservante. Opinión sobre el triclosán de dos marcas con pastas de dientes certificadas BioVidaSana:Nuria Téllez, creadora de la marca Münnah Natural Cosmetic, certificada BioVidaSana, y fabricante de un dentífrico ecológico y de geles de baño y champús, entre otros productos, nos dice: “Es un antimicrobiano muy potente y de amplio espectro que además de ser disruptor endocrino, destruye la microbiota beneficiosa para el organismo. Esto es muy grave, pues el equilibrio de la microbiota en el organismo es básico para mantener a raya otras infecciones patógenas oportunistas y nuestra salud. Además, se le considera causante (entre otros antimicrobianos) de las resistencias a los antibióticos. Nosotros siempre formulamos buscando ingredientes naturales y sin dudas de que puedan causar otros problemas de salud.”Estefanía Alcalde, de la marca Ítaca Organics, marca especializada en productos para higiene bucal, y creadores, entre otros productos, de una pasta de dientes y un enjuague bucal con CBD, nos explica: La pasta de dientes es el producto cosmético más utilizado. La mayoría de nosotros la utilizamos como mínimo dos veces al día. Entre los componentes de la pasta de dientes convencionales encontramos ingredientes, de uso bastante habitual, que pueden comportar problemas para la salud, uno de estos ingredientes es el Triclosán. El Triclosán es potente agente antibacteriano y fungicida. Ingrediente habitual en jabones, espumas de afeitar, desodorantes, dentífricos, colutorios y enjuagues bucales, entre otros. Es un compuesto que lleva mucho tiempo siendo criticado. Hay estudios que demuestran que tiene efectos como disruptor hormonal y puede incluso ayudar al desarrollo de bacterias resistentes. La Organización de Consumidores y Usuarios, conocida por sus siglas OCU, es partidaria de restringir su uso debido a los posibles efectos adversos que puede provocar esta sustancia en la salud y en el medio ambiente. En Ítaca Organics elaboramos todos nuestros productos de forma artesanal con fórmulas sencillas y efectivas, utilizando los mejores principios activos de origen vegetal, extraídos de aquellas plantas, hierbas y flores que nos rodean.  Montse Escutia (Vida Sana) y Nuria Alonso (BioVidaSana)Artículo ampliado sobre el publicado en el nº 108, de Bio Eco Actual, de Febrero del 2023

Leer completo »

COSMÉTICA CERTIFICADA/La lucha contra la inflación

De la misma forma que hemos publicado algunos artículos dedicados a examinar de qué forma la alta inflación está afectando al sector de la alimentación ecológica, abordamos ahora, más concretamente, el subsector de la cosmética ecológica certificada. No hay datos globales, pero no está siendo un buen año para las empresas productoras. Mientras la inflación no se ponga en su sitio y vuelva a estadios más o menos normales, habrá que seguir insistiendo en las virtudes que tiene la cosmética ecológica certificada frente a la convencional. Y habrá que presionar al Ejecutivo para que legisle en favor de los que hacen bien las cosas si queremos una transición ecológica justa, rápida y efectiva.El 2022 ha sido un “annus horribilis” para el bolsillo de la inmensa mayoría de trabajadores en España. Es decir, para muchos consumidores de productos ecológicos. Hablamos del peor año para las finanzas de los consumidores en lo que va de siglo XXI, según los datos actualizados recientemente por el Ministerio de Trabajo sobre convenios colectivos firmados. Los sueldos pactados entre patronales y sindicatos vía negociación colectiva cerraron el ejercicio con un incremento del 2,8%, una cifra tres veces inferior a la inflación media del 2022 (8,4%). Pero, verazmente, tampoco hacen falta muchas estadísticas. Todos/as notamos cómo cada día que pasa es más difícil llegar a fin de mes. Y eso si tenemos la suerte de tener trabajo. Si no lo tenemos (España es el país de la UE con el índice de paro más elevado)… la cosa ya es dramática. Así las cosas, el sector de la cosmética ecológica también se ha visto perjudicado con esta situación, heredera de la guerra en Ucrania, de la crisis post-covid, de la coyuntura internacional y de la dictadura de los ciclos cósmicos, quizás. INFLACIÓN DISPARADAUn artículo de “El Periódico” señala: “En 2022 resistió el empleo pese a la desaceleración de la recta final del año, con la creación neta de 470.000 puestos de trabajo. Resistió como pudo el tejido empresarial, que registró una destrucción mínima de empresas del 0,2% (principalmente de menos de 5 empleados). Pero lo que no ha resistido a la mayor inflación desde los años 80 han sido los salarios, los primeros paganos de la actual crisis de precios en la que están inmersas las principales economías occidentales”. Los trabajadores españoles llegaron a 2022 tras una década de salarios estancados, con la inflación y los incrementos salariales persiguiéndose a unos ritmos más o menos, dependiendo del año, empatados. “No obstante, se disparó la luz, se disparó la cesta de la compra y se disparó la gasolina y ese precario equilibrio quedó barrido duramente y el pulso se ha impuesto en contra de la salud financiera de las familias. No todos han corrido la misma suerte. Por ejemplo, los beneficios de las empresas del Ibex 35 han crecido ocho veces más que los salarios desde la irrupción del covid”, se dice desde el mismo texto de “El Periódico”. Pero, claro, esa alta inflación que ha beneficiado a las grandes empresas del Ibex 35… ha perjudicado a muchas pequeñas firmas de la cosmética ecológica certificada. Incluso aunque no suban los precios de sus productos, muchas consumidoras y consumidores tradicionales de productos de higiene y de cosmética orgánica certificada tienen problemas, ahora, para continuar con su consumo de siempre. NO SÓLO LAS EMPRESAS “BIO”Revlon anunciaba en junio del año pasado (cuando se registraron los índices globales de mayor inflación) que se acogía al Capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos para poder enfocarse en su crecimiento futuro. La compañía cosmética estadounidense Revlon se declaró en bancarrota debido a problemas financieros derivados del impacto global de la alta inflación, las interrupciones en la cadena de suministros y sus deudas. En un comunicado de prensa, explicó que “solicitar la protección bajo el Capítulo 11 de la ley de quiebras… le permitirá reorganizar su estructura de capital”. Una vez que el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos dé su aprobación, la compañía espera recibir 575 millones de dólares en financiamiento de deudor en posesión para apoyar sus operaciones diarias. “La jugada con respecto al Capítulo 11 ha permitido a Revlon “ofrecer a nuestros consumidores los productos icónicos que hemos entregado durante décadas, al tiempo que brinda un camino más claro para nuestro crecimiento futuro”, dijo Debra Perelman, presidente y director ejecutivo de Revlon. Es decir, que, pese a la crisis, Revlon ha seguido operando. Pero de la alta inflación no se salva nadie. PRODUCTOS “BIO” EN GRANDES SUPERFICIESPor si fuera poco, los productos “bio” ya no son patrimonio exclusivo de determinados espacios frecuentados, básicamente, por personas muy concienciadas. La cosmética ecológica, en este caso respaldada por grandes grupos “finan-fieros”, comienza a estar en todas partes y esto hace que las ventas de las empresas más pequeñas también se vean resentidas. Carrefour ha sacado a la venta, en 2020, su nueva línea de cosméticos ecológicos certificados para el perfecto cuidado de la piel. Esta sección de la compañía francesa es una de las más completas, ya que cuenta con una gran variedad de productos muy internacionales de los que destacan los de origen francés. Actualmente, los laboratorios cosméticos franceses presumen de una gran fama debido a la alta calidad de sus productos y en belleza son muchas las ‘influencers’ e it girl que se han sumado al cuidado de la piel y han encontrado sus productos favoritos en este supermercado a bajos precios y con descuentos. La línea Nectar of BIO, una línea de cosmética ecológica certificada e incluida dentro de su gama de productos de marca propia, ha sido promocionada por conocidos influencers con unos resultados más que satisfactorios. La iniciativa, como ha destacado la compañía, «es pionera en el sector de la distribución española, ya que es la única marca propia que cuenta con etiquetado Cosmebio, con el que se acredita que cumple las especificaciones de la norma internacional Cosmos Organic». LA OPINIÓN DE LAS EXPERTASMontse Escutia de Vida Sana/Plataforma EcoEstÉtica señala: “El sector de la cosmética ecológica no es ajeno a las fluctuaciones del mundo. Sí es cierto que cuenta

Leer completo »

MÜNNAH NATURAL COSMETIC/Nuria Téllez: “Mi objetivo es ofrecer productos de higiene y cosmética saludables, sin dudas de toxicidad”

Reproducimos la entrevista que «Bioecoactual» le ha hecho a Nuria Téllez, Licenciada en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid, Experta Universitaria en Cosmética y Dermofarmacia, y Experta Universitaria en Fitoterapia y Nutrición. Nuria es la Directora Técnica y CEO del Laboratorio Ecológico Sana (Münnah Natural Cosmetics), que fundó con el objetivo de «ofrecer productos de higiene y cosmética saludables, sin dudas de toxicidad ni para las personas ni para el medio ambiente, así como informar sobre opciones saludable y divulgar opciones sanas de vida y de consumo de productos». ¿Cuál es el origen de Münnah Natural Cosmetics?Fue algo paulatino. Debido a una enfermedad que padecí, un cáncer hormonodependiente, empecé a investigar sobre la toxicidad que existe en alimentos y todos los productos que usamos, higiene, cosmética, limpiadores de hogar, ropa, etc.En aquella época me resultaba imposible conseguir productos de higiene y cosmética con una lista de ingredientes segura, así que empecé a aprender a hacérmelos. Empecé con productos muy básicos. Me gustó tanto el resultado que seguí aprendiendo y me decidí a compartirlo con mi familia y amigos. Al final, se convirtió en una pasión hasta el punto que creé el Laboratorio para producir mi propia marca, Münnah Natural. También fabricamos a terceros. ¿Qué diferencia Münnah de otras marcas?Mi intención es ofrecer productos saludables, ecológicos certificados, que respeten el medio ambiente, además de la salud de las personas. Buscamos siempre que sean eficaces para el uso que se va a dar.Nos gusta ayudar y resolver problemas que nos plantean, así surgió por ejemplo la línea íntima femenina, o el tratamiento facial anti-manchas.Tenemos un servicio de consultas y asesoramiento por diferentes canales de comunicación directos, y muchos productos los desarrollamos para dar solución a los problemas que nos plantean nuestros clientes o potenciales clientes. «Ofrecemos productos saludables, ecológicos certificados, que respetan el medio ambiente y la salud» Reducir, reciclar y reutilizar son tres pilares fundamentales de la marca. ¿Cómo se materializan?En el laboratorio reutilizamos de todo. Por ejemplo, todo el papel que nos llega, incluso de publicidad, lo trituramos y lo usamos para que los envíos en los paquetes lleguen en buenas condiciones a destino. También reutilizamos las cajas que nos llegan de nuestros proveedores y muchas de las garrafas que nos llegan con materia prima… Así conseguimos reducir todo lo que podemos el consumo de estos materiales que necesitamos para nuestro trabajo. Respecto a reciclar, por supuesto, lo que no reutilizamos lo llevamos a los puntos limpios de reciclaje.Y hemos puesto en marcha un programa de devolución de nuestros envases para que nuestros clientes nos los retornen. Ellos, además, reciben una compensación en forma de Puntos Münnah, que luego canjean por descuentos. Contáis con la certificación de BioVidaSana. En un momento en el que «todo es sostenible», ¿qué papel juega la certificación?La certificación para nosotros es indispensable para poder garantizar al cliente que cumplimos lo que decimos, que nuestras materias primas son ecológicas y que el resultado de nuestro producto final también lo es.Pero no son iguales todas las certificaciones. Al final son entidades privadas que marcan su Norma y existen otras certificaciones, distintas a BioVidaSana, que son muy permisivas en cuanto a ingredientes que no son naturales ni ecológicos. «La certificación es indispensable para poder garantizar al cliente que cumplimos lo que decimos» El greenwashing es uno de los principales retos del sector. ¿Cómo combatirlo?Que el consumidor está bien informado y sepa leer la lista de ingredientes (INCI) es lo más importante para poder discernir si lo que se dice o pone en el etiquetado es cierto o no. Münnah ha sido premiada como Mejor Marca Orgánica y Vegana por Orgànics Magazine por segundo año consecutivo.Para nosotros es un reconocimiento que nos hace seguir adelante con mucha ilusión, un signo de que haciendo productos de calidad, sanos y útiles, vamos bien. Tenemos nuestro público. ¿Por dónde pasa el futuro de Münnah?A corto plazo, nuestro interés y pasión sigue siendo como al principio: dar respuesta a los retos que nos plantean nuestros clientes en las consultas y aportar nuestra visión saludable para ayudarles. Publicado en Bioecoactual

Leer completo »

Tiempos de solidaridad, cosmética ecológica y local más que nunca

Corren tiempos convulsos. Llevamos años de crisis tras crisis. Algunas inesperadas, como la pandemia de covid; otras anunciadas, como la crisis climática. Una guerra a las puertas de Europa, está siendo una lección práctica de algo que ya hace tiempo que se anuncia: somos excesivamente dependientes de lo que viene de fuera. La globalización ha tenido cosas positivas, pero se nos ha ido de las manos. Hemos dado barra libre a un mercado muy ambicioso con enormes repercusiones sociales y ambientales. Cosmética ecológica y local: consumir menos y mejor También hace tiempo que nos dicen que las personas consumidoras tenemos un enorme poder. En nuestras manos está la clave para que se desarrolle un tipo de economía u otra. Y seguramente hay mucha razón en ello. ¿Cuánta injusticia, contaminación y desequilibrio hay detrás de una crema facial que se vende en una gran superficie y cuesta 5€? Y al contrario ¿cuánta generación de empleo de calidad, apoyo a agricultores ecológicos y desarrollo económico local hay en una crema que se fabrica aquí y cuesta 25€?Son momentos difíciles para muchas personas. Vamos a tener que consumir menos, no sólo por motivos económicos, sino por motivos ambientales. Nuestro planeta ya no da para más. Pero también vamos a tener que consumir mejor, solidarizarnos y apoyar aquellas iniciativas que nos conducen a un mundo mejor. Por eso vamos a recordar porqué consumir cosmética ecológica y natural es la mejor apuesta: Los ingredientes son de origen natural. Por ello nos garantiza que no apoyamos a la industria petroquímica que es contaminante además de su fuerte impacto sobre el cambio climático. Si los ingredientes son ecológicos, apoyamos un sistema de producción que respeta el medio ambiente y evita el despoblamiento de las zonas rurales. Algunos ingredientes se obtienen de subproductos de la agricultura y por tanto favorece la economía circular. Solo se permite un porcentaje reducido de ingredientes de origen químico y sólo si provienen de la llamada «química verde», es decir, aquella en la que se garantiza un impacto ambiental mínimo. No utiliza ingredientes transgénicos. La soja y el maíz son una fuente importante de materia prima para la industria cosmética. El cultivo de soja transgénica en países como Brasil y Argentina está relacionado con la destrucción de grandes superficies de selva amazónica y con graves problemas de salud de las poblaciones que viven rodeadas de esos cultivos sometidos a constantes tratamientos herbicidas. No utiliza nanotecnología. No existen suficientes estudios científicos que demuestren su inocuidad a largo plazo para los ecosistemas donde llegan a través del agua de nuestras duchas. Por último, dado que estamos en tiempos convulsos y como dice el refrán «a río revuelto, ganancia de pescadores», no dejamos de denunciar que hay muchas empresas aprovechándose para vender como ecológica, cosmética que no lo es, o que no ha sido correctamente verificada. Por ello, una vez más recomendar elegir siempre cosmética certificada por una entidad reconocida. En este río revuelto, hasta los sellos de calidad se venden baratos para beneficio de unos pocos. Autoras: Nuria Alonso, Certificación BioVidaSana y Montse Escutia, Proyecto Ecoestética Publicado en BioEcoactual  

Leer completo »

¿Quieres informarte sobre lo que es de verdad la cosmética natural?

COMPARANDO GELES DE BAÑO Y CHAMPÚS

Aunque en términos de mercado se clasifican en dos categorías diferentes, el gel de baño como producto de higiene personal y el champú como producto de cuidado del cabello, en términos de formulación son dos productos con composiciones muy similares. El principal ingrediente, además del agua, es una base detergente o tensioactivo. Los tensioactivos son sustancias que por sus propiedades físicas y químicas permiten que se creen emulsiones, que es la dispersión de una grasa en agua o del agua en una grasa, aumentan la capacidad del producto para mojar mejor y eliminan la suciedad de superficies formando espuma que arrastra las impurezas y las partículas de grasa.Hay diferentes tipos de tensiactivos: los iónicos que se clasifican a su vez en aniónicos, catiónicos y anfóteros y los no iónicos. Entre los iónicos, los aniónicos son los que tienen mayor capacidad de limpieza y bajo coste de fabricación. Pero también son los más agresivos para la piel y pueden provocar irritaciones. Dentro de esta categoría encontramos algunos de los más utilizados en cosmética convencional como el Sodium Lauryl Sulfate, el Sodium Laureth Sulfate o el Ammonium Lauryl Sulfate.El hecho de que muchos tensioactivos aniónicos sean sulfatos ha provocado que “sin sulfatos” sea visto por algunas personas consumidoras como un indicador de un producto más natural. Esto no es siempre así. La creencia de que deben evitarse todos los sulfatos viene de ingredientes como el Sodium Laureth Sulfate muy utilizado en cosmética convencional por ser un ingrediente muy barato para la industria, y menos irritante que el Sodium Lauryl Sulfate. Puede ser de origen petroquímico o más frecuentemente, derivar del aceite de coco o de palma, pero incluso en este segundo caso, sufre transformaciones químicas muy contaminantes y no se puede considerar un ingrediente natural. Se obtiene por etoxilación a partir del Sodium Lauryl Sulfate.Pero hay otros ingredientes que contienen el término “sulfate”, como el Sodium Coco Sulfate que sí son de origen natural. Los ingredientes en la cosmética natural La cosmética econatural suele utilizar como base detergente derivados de aceites como el de coco, el de palma y el de maíz, principalmente. Estos aceites se someten a diferentes procesos químicos que los convierten en tensioactivos. Es importante que además de obtenerse de un aceite natural, estos procesos no usen ni comporten ninguna reacción que produzca compuestos peligrosos para la salud.Los tensioactivos utilizados pueden ser de diferentes tipos: aniónicos como el Disodium Cocoyl Glutamate o no iónicos como Coco Glucoside, Decil Glucoside, Lauryl Glucoside; o anfóteros como el Myristyl Lactate. Hay algunos otros anfóteros como la Cocamidopropyl Betaine, Sodium Cocoamphoacetate o el Coco Betaine, que suelen utilizarse en cosmética natural, aunque no son 100 % de origen natural.Los tensiactivos anfóteros son limpiadores más suaves con bajo potencial de irritación de la piel y los ojos. Los no aniónicos tienen menor capacidad espumógena y viscosizante que los tensioactivos aniónicos, pero tienen la ventaja de que son excelentes agentes humectantes y apenas alteran la función barrera cutánea. Se utilizan para la limpieza suave y para estabilizar la emulsión.Además de la base detergente se añaden otros ingredientes acondicionadores del pelo o de la piel o de tratamiento como anticaspa, cabellos grasos o secos, pieles sensibles, etc. Estos normalmente se aplican en forma de hidrolatos, aceites o extractos vegetales, como el extracto de avena, entre otros. También se pueden incluir aceites esenciales, vitaminas o derivados animales como la lanolina, la seda, la leche o la miel. Champús ecológicos de Elena Busto y geles de baño de Cosmètics Giura- Tort Comparando dos champús: ecológico certificado y convencional Esta podría ser la fórmula de un champú ecológico certificado:Lavandula Angustifolia Flower Water*, Coco-Glucoside, Glycerin*, Olea Europaea Fruit Oil*, Aqua, Xanthan gum, Lactic acid, Avena Sativa Kernel Extract*, Calendula Officinalis Flower Extract*, Sodium Anisate, Sodium Levulinate, Pelargonium Graveolens Oil*, Citronellol**, Geraniol**Todos los geles y champús contienen un % elevado de agua. En este champú la parte acuosa es un hidrolato, con lo cual se aportan sus propiedades regeneradoras e hidratantes.Por otra parte, se ve que la mayoría de los ingredientes que están en mayor porcentaje en la fórmula, los que están más arriba en la lista y marcados con una * son ingredientes ecológicos.Los tensioactivos, básicos para champús y geles, no pueden considerarse ecológicos porque son de origen natural, pero obtenidos mediante procesos químicos permitidos según los principios de la química verde; y el Coco-Glucoside es un ingrediente 100 % de origen natural.En este producto, todos los ingredientes que pueden ser ecológicos lo son.Entre los demás componentes hay dos extractos, el de avena y el de caléndula. Ambos se producen utilizando un solvente como base a la parte vegetal. En el caso de la avena es la glicerina (es un extracto hidroglicerinado, por eso hay agua también en la fórmula) y la caléndula usa el aceite de oliva como solvente. Ambos ingredientes son calmantes para la piel.El ácido láctico se usa para ajustar el pH y como acondicionador. Y la goma xantana, al ser gelatinosa, ayuda a la formación del gel y también se usa como estabilizador de la emulsión.El aceite esencial de geranio es el ingrediente perfumante. Los ingredientes marcados con dos ** son alérgenos de obligada declaración que contiene el aceite esencial.Los conservantes utilizados: Sodium Anisate y Sodium Levulinate también son naturales, por lo que el champú es 100 % de origen natural.Respecto a la cantidad de espuma, algo muy sobrevalorado por el consumidor final, los tensioactivos tipo Coco-Glucoside (no iónicos) generan una espuma fina y poco abundante, dando la sensación de que limpian poco, aunque esto no siempre es la realidad, puesto que un producto formulado con tensioactivos no iónicos puede ejercer un efecto limpiador del cuero cabelludo y cabello similar a los realizados con tensioactivos derivados de sulfatos (aniónicos).La fórmula del champú convencional sería:Aqua, Sodium Laureth Sulfate, Cocamidopropyl Betaine, Glycerin; PPG-Ceteth-20, Oat Kernel Extract, Oryza Sativa Starch, PEG-18 Glyceryl Oleate/ Cocoate, Alpha-Isomethyl Ionone**, Coumarin**, Limonene*, Hexyl Cinnamal**, Parfum, Phenoxyethanol, Sodium BenzoateLos ingredientes principales son agua y Sodium Laureth Sulfate, del que hemos hablado extensamente en

Leer completo »

COMPARANDO PRODUCTOS DE TRATAMIENTO CORPORAL Y FACIAL

El sector de la cosmética destinada para el cuidado de la piel supone en España un volumen de venta de 3.000 millones de € anuales, siendo la principal categoría con un 32% de las ventas del global de cosmética. En esta categoría encontramos desde una crema antiarrugas hasta una loción para después del afeitado. Las hay de diferentes tipos, pero su objetivo siempre es mejorar, proteger o tratar algún problema de la piel.   Una gran cantidad de productos para el cuidado de la piel tienen como ingredientes principales sustancias grasas. Estas pueden ser de origen natural como los aceites o las mantecas, pero la mayor parte de los productos convencionales usan grasas y aceites derivados del petróleo como las vaselinas y las parafinas ya que son mucho más baratos.Otro aspecto a considerar es la presencia de aceites derivados de Organismos Modificados Genéticamente (OGMs). A nivel mundial, aproximadamente el 28% del aceite vegetal que se produce es de soja, el 13% de colza, el 2% de algodón y también un 2% de maíz. Si tenemos en cuenta que el 83% de la soja, el 80% del algodón, el 30% del maíz y el 25% de la colza producidas a nivel mundial son transgénicas, la posibilidad de que nuestro cosmético incluya un ingrediente transgénico es muy elevada. Además, en cosmética hay muchos otros ingredientes que no llevan el nombre “aceite” pero que derivan de alguna de estas especies vegetales que pueden ser transgénicas o se han producido mediante la intervención de microrganismos genéticamente modificados, con lo que la presencia de transgénicos en la cosmética no certificada es casi segura. Los ingredientes en la cosmética natural Las cremas ya sean hidratantes, nutritivas o antiedad están compuestas básicamente por una fase acuosa (agua o un hidrolato), una fase oleosa (aceite o grasa) y principios activos específicos para cada caso (aceites esenciales, extractos vegetales, vitaminas, minerales, etc)El agua es uno de los excipientes más utilizados y puede sustituirse por un hidrolato y de esta forma se añaden más principios activos. O ser un agua revitalizada o de manantial con el fin de darle una información positiva. En el INCI lo identificaremos por Aqua o el nombre de la planta y al final las palabras “water”, “destilate” o “aqua”La fase oleosa básicamente deberían ser aceites y grasas vegetales sin desnaturalizar. En los productos convencionales se suelen utilizar sustancias derivadas de la silicona u otros derivados del petróleo como parafinas y aceites minerales, ya que su textura es suave y agradable al aplicarlo. Para conseguir este efecto en cosmética econatural se recurre a veces a los aceites vegetales esterificados que, sin ser perjudiciales, no tienen tantas propiedades como un aceite crudo. La diferencia sería comparable a usar en cocina un aceite virgen o uno refinado. Veamos cómo se indicarían en el INCI unos u otros:*Aceites vegetales naturales: Todos los ingredientes que incluyen el término oil al final (Prunus Amygdalus Dulcis Oil, Olea Europaea Fruit Oil,. etc)*Aceites esterificados: Caprylic Capric Triglyceride, Coco Caprylate Caprate, Oleyl Erucate, Oleyl Linoleate, Decyl Oleate, etc. Los principios activos de los productos de cuidado de la piel son muy diversos en función del objetivo y su origen: aceites esenciales, vitaminas, minerales, derivados de animales, derivados de algas, etc. Las cremas exfoliantes, por ejemplo, suelen incorporar alguna sustancia en polvo que realice una función física de limpieza de la piel. Existen diversos exfoliantes naturales como la arcilla, polvo de hueso de albaricoque, polvo de arroz, sal, azúcar, polvo de bambú, etc. Además, pueden incorporar alguna base detergente suave para limpiar la piel y principios activos vegetales calmantes, regenerantes e hidratantes. Las lociones tienen como base el agua, extractos acuosos y el alcohol a los que se añaden extractos de plantas con acciones básicamente hidratantes. Su formulación es muy simple. Y en el caso de serums y fluidos, las formulaciones son similares a las cremas, pero más ligeras y con una mayor concentración de sustancias activas. Foto izquierda: SÅPER, selección de productos para hidratación & nutrición. Foto derecha: NATURNUA: producto hidratante con aloe vera y caléndula   Comparando dos cremas hidratantes: ecológica certificada y convencional La crema ecológica está compuesta de los siguientes ingredientes:*Aloe Barbadensis Leaf Juice (jugo de aloe vera)*, Olea Europaea Fruit Oil (aceite de oliva)*, Butyrospermum Parkii Butter (manteca de karité)*, Cetearly Glucoside, Glyceryl Stearate, Caprylic/Capric Triglyceride, Persea Gratissima Oil(aceite de aguacate)*, Helianthus Annuus Seed Oil (aceite de girasol), Sodium Levulinate, Sodium Anisate, Tocopherol, Rosmarinus Oficcinalis Leaf Oil (aceite esencial de romero)*, Limonene**, Linalool**En esta crema, la parte acuosa es jugo de aloe, es decir, no es solo agua, que sí es el componente principal de muchos cosméticos, así se suma al agua las propiedades hidratantes del jugo de aloe. Por otra parte, se ve que los ingredientes que están en mayor porcentaje en la fórmula, los que están más arriba en la lista, son ingredientes de origen agrario y procesados mediante métodos físicossencillos. Además, todos los ingredientes que están marcados con un* son ecológicos (proceden de cultivos ecológicos certificados). El aceite esencial de romero es el ingrediente perfumante. Los ingredientes marcados con dos ** son alérgenos de obligada declaración que contiene el aceite esencial.Respecto a los otros componentes: el Cetearyl Glucoside es un emulsionante, el Glyceryl Stearate se usa para controlar la viscosidad, el Caprylic/Capric Triglyceride también ejerce una función emoliente, además de otras como la de ser solvente, es decir, que ayuda a que la mezcla de ingredientes salga bien; el tocoferol es un antioxidante y los conservantes que lleva esta crema: Sodium Levulinate y Sodium Anisate, también son de origen natural.Todos estos otros ingredientes que no son aceites, manteca o jugo, son de origen vegetal, y se obtienen mediante métodos permitidos en las normas de cosmética natural, como la hidrogenación o la hidrólisis.  Es decir, que esta crema es 100 % de origen natural. La crema convencional contiene:Aqua, ​Glycerin, ​Cetearyl alcohol, ​Caprylic/capric triglyceride, ​Cetyl alcohol, ​Ceteareth-20, ​Petrolatum, ​Potassium phosphate, ​Carbomer, ​Dimethicone, ​Behentrimonium methosulfate, ​Sodium lauroyl lactylate, C10-30 Alkyl Acrylate Crosspolymer, ​Sodium hyaluronate,  Vitis Vinifera Leaf Extract, Propylene

Leer completo »

¿AFECTAN LAS MODIFICACIONES EN EL REGLAMENTO DE COSMÉTICA A LOS PRODUCTOS ECONATURALES?

La respuesta corta es: afectan muy poquito, por no decir nada, porque las actuales restricciones y prohibiciones que la Comisión Europea se tratan principalmente de limitar el uso de ciertos ingredientes que la cosmética econatural siempre ha considerado tóxicos y nunca ha utilizado.   El Reglamento (CE) nº 1223/2009 que regula a los productos cosméticos de la UE está en constante cambio. Las formulaciones de los productos implican a una amplia gama de sustancias cuyo impacto sobre la salud de las personas y el medio ambiente provoca cambios en la legislación ya sea para restringir su uso, para prohibirlo o para obligar a determinadas indicaciones en el etiquetado. Pero, aunque parezca difícil de creer estos cambios son mucho más lentos de los que el sentido común impondría. Pueden pasar años desde que se empieza a sospechar de la toxicidad de un determinado ingrediente hasta que el reglamento recoge su prohibición, y más años en ver tal ingrediente desaparecer definitivamente del mercado, teniendo en cuenta que la Comisión suele dar un plazo largo para que la industria se adapte y elimine completamente de sus fórmulas un nuevo ingrediente prohibido.Las personas consumidoras podemos creer que la legislación vela por nuestros intereses, pero la lentitud de los procedimientos juega en nuestra contra, especialmente cuando se trata de sustancias que se acumulan en nuestro organismo o en el medio ambiente y tienen efectos a largo plazo.Por suerte tenemos una opción que nos mantiene al margen de vernos afectados por la poca operatividad de los mecanismos de protección que nos ofrecen las autoridades europeas, que es elegir cosmética econatural certificada. La certificación es un proceso voluntario para las empresas que deciden asumir una normativa mucho más estricta basada en evitar todos aquellos ingredientes sobre los que existen sospechas de ser perniciosos para la salud y el medio ambiente y que, a la larga, serán prohibidos en la normativa oficial.Con la ayuda de Estela Cuadrado, fabricante de cosmética ecológica, creadora de la marca Ártica y divulgadora, vamos a repasar las últimas modificaciones importantes del reglamento para demostrar la lentitud del procedimiento y analizar cómo afecta a los cosméticos econaturales. Foto izquierda: elaboración mascarilla, Lamia. Derecha: Secando flor de árnica. Taüll Organics RESTRICCIONES O PROHIBICIONES LEGISLADAS EN 2023Prohibición de los microplásticosEl Reglamento (UE) 2023/2055 de la Comisión de restricción de los microplásticos añadidos intencionalmente a los productos, afecta a todos los sectores, no solo a la cosmética.En el caso de la cosmética la prohibición no será efectiva hasta el 16.10.2027 para productos que se aclaran (champú, gel de baños, etc.); hasta 16.10.2029 para las fragancias y productos destinados a permanecer en contacto prolongado con la piel y hasta 16.10.2035 en el caso de maquillaje, pintalabios y laca de uñas, aunque a partir de 2031 deberán indicar en la etiqueta que contiene microplásticos.En cosmética econatural nunca se han necesitado los microplásticos, como manifestaron el año pasado en una carta abierta a la Comisión Europea varias marcas de cosmética, entre ellas Weleda; cuando precisamente el argumento de la industria convencional para convencer a la Comisión de que son necesarios plazos tan largos para su prohibición total es que no se pueden fabricar ciertos productos cosméticos sin microplásticos.Dentro de esta prohibición se incluye también el uso de purpurina, pues ésta aplica a “todas las partículas de polímeros sintéticos inferiores a cinco milímetros que sean orgánicas, insolubles y resistentes a la degradación”. Por lo tanto, afecta a la que está elaborada con plástico no biodegradable, que era lo más habitual hasta ahora. No afecta a la fabricada con otros materiales inorgánicos (metal, cristal), naturales, biodegradables o solubles en agua. En cosmética natural nunca se ha usado la purpurina plástica. Prohibición de algunas sustancias que se consideran carcinógenas, mutágenas o tóxicas para la reproducciónEn 2023 la Comisión publicó el Reglamento (UE) 2023/1490 por el que se modifica el Reglamento (CE) 1223/2009. En total se prohíben 30 sustancias entre las que se incluye la benzofenona que es un filtro solar muy utilizado y está en vigor desde el 1 de diciembre de 2023.Hay una serie de ingredientes en cosmética que se consideran cancerígenos, mutágenos y/o tóxicos para la reproducción (los CMRs) o bioacumulativos, tóxicos específicos para órganos concretos o alérgenos respiratorios. Continuamente se publican nuevos reglamentos que modifican al Reglamento de cosmética para eliminar o restringir los ingredientes que se pueden usar.Esta es la última de las modificaciones que prohíbe o restringe ingredientes en cosmética. En el 2022 se publicaron cuatro reglamentos distintos que modificaron el Reglamento CE 1223/2009 añadiendo nuevas prohibiciones o restricciones de ingredientes cosméticos.En estos momentos está en desarrollo una nueva modificación del reglamento, más profunda que las anteriores, pero se estima que la fecha del primer borrador de este reglamento sea para el 2025 y que no entre en vigor hasta el 2026.El proyecto de reglamento incluye la prohibición del 4-Metilbencilieno Camfora y restricciones para los compuestos de Vitamina A (Retinol, Acetato de Retinilo y Palmitato de Retinilo), Ácido Kójico, Daidzeína, Genisteína, Arbutina, Alfa- Arbutina, Triclosán y Triclocarbano. Por otra parte, hay una novedad en la legislación que afecta a todos:Regulación respecto a las sustancias con posible potencial alergénicoEsta sí afecta a todo tipo de productos, naturales o no, pero es un requisito sobre la información disponible para los consumidores, no sobre restricción de sustancias.Actualmente hay 26 alérgenos (mayormente presentes en perfumes y aceites esenciales) que los fabricantes de cosmética están obligados a declarar en la etiqueta. El Reg. UE 2023/1545 de 26.07.2023 aumentó esta cifra a 81 sustancias. Hasta el 16.08.2026 se pueden seguir etiquetando productos cosméticos declarando solo alguno de los 26 alérgenos si están presentes y hasta el 16.08.2028 podrán encontrarse en el mercado productos etiquetados según la legislación antigua.Con respecto a la cosmética natural: de los 26 alérgenos a declarar hasta ahora, hay algunos que no son naturales, por lo que nunca se pueden encontrar en las etiquetas de la cosmética natural auténtica. Ahora pasará lo mismo, pero ampliado a más nombres, pues de estos 81 alérgenos, algunos son naturales y otros no.Y finalmente,

Leer completo »
Scroll al inicio