Certificación de cosmética BioVidaSana

Últimos artículos

LOS INGREDIENTES DE LA COSMÉTICA

Los productos cosméticos están destinados a ser puestos en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano para limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales[i]. Un cosmético es un producto con una composición muy variable, desde un solo ingrediente, un aceite vegetal, por ejemplo, a un producto con una formulación más o menos compleja, muy compleja a veces, formada por diferentes ingredientes en proporciones y con funciones distintas. Según cual sea la utilidad del producto cosmético, la formulación variará, pero aun así podemos clasificar los ingredientes de la cosmética según la función que tienen dentro de la fórmula:   PRINCIPIOS ACTIVOSSon aquellos que se formulan en el producto para una función cosmética concreta: limpiar, hidratar, tonificar, protector solar, anticaspa, antitranspirante, etc.Algunos principios activos que se utilizan en la industria convencional están en el punto de mira por sus posibles efectos sobre la salud, especialmente los que son disruptores endocrinos. Es el caso del aluminio de los desodorantes, algunas sustancias que se utilizan como filtros solares o el triclosan presente en los dentífricos. La industria petroquímica ofrece una gran variedad de ingredientes baratos para la cosmética como los aceites y grasas que encontramos en muchas cremas de tratamiento.En la cosmética econatural, los principios activos provienen principalmente de las plantas, cuyas propiedades para proteger la piel y el cabello se conocen desde tiempos ancestrales. Se añaden en forma de hidrolatos, extractos acuosos o de aceites. En el listado de ingredientes se reconocen por el nombre de la planta en latín seguido de la palabra “water”, “oil” o “extract”. También hay mantecas “butter” o ceras “cera o wax” que pueden ser de origen animal o vegetal y otros ingredientes que, aún siendo naturales, no entrarían en ninguna de las clasificaciones como el Bakuchiol, Cannabidiol entre otros.En cosmética natural, especialmente en la cosmética con formulaciones complejas, encontramos otros muchos ingredientes que son de origen natural, pero no se han obtenido por métodos físicos, como es el caso de los aceites y aceites esenciales, sino que se han obtenido por métodos químicos permitidos en cosmética natural, como el ácido hialurónico (Sodium Hyaluronate), Kojic Acid, etcEs importante saber identificarlos y ver qué lugar ocupan en la lista de ingredientes. De esta forma podremos determinar qué peso tienen en el global de la formulación. Aunque no son los únicos ingredientes que podríamos considerar 100% naturales, sí que son los que suelen tener una mayor influencia sobre el verdadero carácter econatural de un cosmético.Los principios activos son de naturaleza diferente según cual sea la función del cosmético. Por ejemplo, en el caso de productos de tratamiento como las cremas están compuestas básicamente por una fase acuosa (agua o un hidrolato), una fase oleosa (aceite o grasa) y principios activos específicos para cada caso (aceites esenciales, extractos vegetales, vitaminas, minerales, etc). O cuando se trata de un gel de baño o un champú, están compuestos básicamente de agua, una base detergente y agentes espesantes para darle consistencia.Así, podríamos ir repasando cada uno de los grupos de cosméticos. El principio siempre es el mismo, conseguir el efecto deseado utilizando solo ingredientes de origen natural. EXCIPIENTEEl excipiente es la base en la que se diluyen los principios activos. Suele ser el responsable de la consistencia del cosmético.El agua es uno de los excipientes más utilizados y también el más barato. Este factor hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir un buen cosmético y comparar precios. Existen cosméticos que no contienen agua. En este caso no es necesario incluir ningún conservante en la composición.En cosmética econatural el excipiente también ha de ser de origen natural como el talco, el alcohol, las grasas y aceites vegetales. Muchas veces el excipiente también tiene un papel de principio activo como los aceites o de conservante como en el caso del alcohol. CORRECTORESMejoran y estabilizan la función del cosmético. No son imprescindibles, pero mejoran la presentación del cosmético y corrigen sus defectos. Son muy variados en función del tipo de cosméticos: gelificantes, espumantes, antiespumantes, nacarantes, espesantes, refrescantes, etc.En cosmética convencional, algunos se utilizan para enmascarar efectos negativos del cosmético producidos por la irritación de la piel como los antipruriginosos, descongestivos o calmantes.En cosmética econatural se utilizan básicamente dos: espesantes, antioxidantes y modificantes del pH. Los espesantes y gelificantes se utilizan principalmente en geles y champús para darles una consistencia menos líquida. Ejemplos de INCI: Xanthan Gum, Cera alba, Guar Gum, Cyamopsis Tetragonoloba Gum, Algin. Los antioxidantes ayudan a la conservación del producto, siendo el más utilizado el Tocopherol (Vitamina E). Los modificadores del pH ayudan adecuar el pH del cosmético al de la piel. Ejemplos de INCI: Lactic Acid, Citric Acid, Ascorbic Acid, Citric Acid ADITIVOSEvitan el deterioro y mejoran la presentación del cosmético. Se clasifican en conservantes, colorantes, perfumes. ConservantesLos productos cosméticos que contienen agua han de añadir conservantes a su formulación para evitar la proliferación de microrganismos. En cosmética convencional, encontramos entre los conservantes algunos de los ingredientes más controvertidos como los parabenes o el formaldehido. La cosmética econatural utiliza conservantes de origen natural. En muchos casos los propios aceites esenciales o el alcohol utilizado como materias activas tienen acción como conservantes. También se aceptan algunos conservantes de síntesis química pero sólo aquellos menos problemáticos y que existen en la naturaleza.INCI de los más comunes: Alcohol, Potassium Sorbate, Sodium Benzoate, Benzyl Alcohol, Dehydroacetic Acid, Salicylic Acid, Actualmente se están utilizando cada vez más los conservantes de origen natural como el Sodium Levulinate, Sodim Anisate, Triethyl Citrate y los derivados de la familia del rábano junto con ingredientes microbianos, el más conocido de éstos es el Leuconostoc/Radish Root Ferment Filtrate. ColorantesEl 65% de los colorantes que se utilizan en el mundo son del tipo azoico, muy baratos pero sospechosos de ser cancerígenos. En el INCI, los colorantes se indican con las siglas CI seguidas de un número. En cosmética econatural se utilizan colorantes naturales o minerales. Son todos aquellos cuyo código de identificación empieza por 408, 75 o 77 PerfumesExisten más de 3000

Leer completo »

DISRUPTORES ENDOCRINOS EN COSMÉTICA

En los últimos años el concepto disruptor endocrino se asocia a muchos compuestos químicos, algunos de ellos ingredientes muy comunes en los productos cosméticos. Aunque las personas consumidoras cada vez están más concienciadas, no todas están al corriente de lo que significa realmente un disruptor hormonal, qué efectos tiene en el organismo, porqué es tan importante evitarlos y bajo qué formas los encontramos en los cosméticos.   ¿Qué es un disruptor hormomal o endocrino? Según la Fundación Española para la Ciencia y la Técnica, es “una sustancia química, ajena al cuerpo humano, capaz de alterar el equilibrio hormonal de los organismos y generar la interrupción o modificar la respuesta habitual de algunos procesos fisiológicos”. Actualmente se ha identificado este efecto en muchas sustancias químicas incluidas en objetos de uso cotidiano. La mayoría provienen del plástico y sus derivados, pero las hay de muchas clases en envases, productos de limpieza, textiles, materiales de construcción, muebles, electrodomésticos, papel reciclado, alimentos (a través de los pesticidas), material de uso médico y, por supuesto, en productos de higiene personal y cosméticos. ¿Por qué son un peligro?Tradicionalmente se ha evaluado la peligrosidad de un ingrediente químico en función de la cantidad a partir de la cual resulta tóxico. Pero las hormonas y las sustancias químicas que funcionan como tales en nuestro organismo escapan a este principio. Se ha visto en algunos estudios que dosis más pequeñas tienen mayores efectos. A ello se le suma que no solo estamos en contacto con una única sustancia, si no a muchas distintas.Actualmente no se sabe con certeza como interactúan en nuestro organismo y como afectan a nuestra salud tanto a corto como a largo plazo, pero los estudios lo han relacionado con un mayor riesgo de ciertos cánceres, obesidad, infertilidad, diabetes, síndrome metabólico, asma y trastornos del desarrollo neurológico. El feto, los bebés lactantes y la población infantil en general son los más vulnerables a este tipo de sustancias ya que puede afectar a su desarrollo con efectos impredecibles a largo plazo. ¿Qué dice la legislación de cosmética con respecto a los disruptores endocrinos?El 7 de noviembre de 2018, la Comisión adoptó la revisión del Reglamento (CE) n.º 1223/2009 sobre los productos cosméticos que contienen sustancias de alteración endocrina. El informe revisa cómo se abordaron las sustancias consideradas como disruptores endocrinos potenciales en el marco del Reglamento sobre cosméticos. Además, específicamente cuáles deben ser prohibidos o restringidos después de su evaluación de seguridad.Desde la publicación de ese informe, la Comisión Europea está determinando que sustancias con acción de disrupción endocrina deben estudiarse para decidir si se restringen o prohíben. Se fijó en un principio el estudio de 28 sustancias. Algunas ya se han prohibido o restringido como el triclosán, pero esto es por considerarse también CMRs o porque les han afectado las restricciones de otras legislaciones, como la de biocidas.Sabemos que la legislación y las instituciones europeas vigilan que las sustancias utilizadas en cosmética no sean tóxicas, pero vemos como algunas sustancias se van prohibiendo sucesivamente, sin embargo, se consideraban seguras hasta su prohibición. Por otra parte, parece ser que la toxicidad de las distintas sustancias se estudia por separado, no se estudia los posibles efectos acumulados de la combinación de estas sustancias con otras contenidas en un mismo producto cosmético o en otros utilizados simultáneamente durante largos periodos. ¿Dónde los encontramos en los cosméticos? La lista de sustancias que se usan en cosmética y que potencialmente tienen este efecto es muy larga. Pero algunas son ampliamente utilizadas y las encontramos en cosméticos de uso muy extendido.Parabenos. Es un grupo de sustancias que se usan como conservantes. Son muy efectivos y baratos y por ello, durante muchos años, fueron los conservantes más usados. Pero desde que una campaña publicitaria los puso en el punto de mira, muchas personas consumidoras evitan los cosméticos que los incluyen y se han sustituido por otros menos conocidos por el público general. En el listado de ingredientes (INCI) los distinguiremos por los nombres Methylparaben, Ethylparaben, Butylparaben, Propylparaben Aluminio. El aluminio tiene efectos como disruptor endocrino y es neurotóxico. La toxicidad del aluminio depende de la capacidad de penetrar dentro del cuerpo y ésta es muy variable en función del tipo de molécula. La encontraremos en el INCI como Aluminium Chloride, Aluminium Chlorhydrate, Aluminum Chlorohydrex, Aluminum Chlorohydrex PG, Aluminum Fluoride, Aluminum Sesquichlorohydrate o Aluminum Zirconium Trichlorohydrex GLY. Triclosan. Esta sustancia bactericida es un ejemplo de ingrediente del que se han acreditado sus efectos perjudiciales sobre la salud desde hace años, pero aun así se sigue utilizando principalmente en los desodorantes. En la Unión Europea está clasificado como irritante para la piel y los ojos, persistente, bioacumulativo, tóxico y disruptor endocrino. Hasta 2014 se utilizaba en una amplia gama de cosméticos y, por eso, a pesar de su prohibición en la mayoría de ellos sigue detectándose. En el INCI aparece como Triclosan. Filtros solares. Algunos filtros solares químicos tienen este efecto. Un estudio científico reciente ha detectado la presencia de benzofenona y avobenzona en el cordón umbilical. Este tipo de compuestos ya se habían detectado anteriormente en la leche materna y la placenta. Su presencia se ha asociado con un mayor riesgo de endometriosis, infertilidad, problemas durante la gestación y el parto y obesidad infantil. Además de estos filtros hay otros que también son disruptores endocrinos como el octinoxato, homosalate o el ácido para-aminobenzoico (PABA)En el INCI los encontraremos con muchos nombres distintos entre los que destacan Benzophenone, Ethylhexyl methoxycinnamate, Octinoxate, Ethylhexyl dimethyl PABA, Butyl Methoxydibenzoylmethane, Avobenzone, Homosalate, 4 Methylbenzylidene Camphor. Aunque prohibidos en muchos usos, el ftalato de dietilo y el ftalato de dimetilo se siguen utilizando para desnaturalizar el alcohol que es el principal ingrediente de colonias y perfumes. Como no es un ingrediente directo del cosmético no aparece en el INCI. Bronopol. Se usa como conservante de amplio espectro en muchos productos como champús, cremas y maquillaje. Su baja toxicidad en mamíferos lo hizo muy popular en cosmética. Sin embargo, es lo que se conoce como un liberador de formaldehido, sustancia que libera

Leer completo »

¿CÓMO ELEGIR UN DESODORANTE ECONATURAL?

Sudar es un proceso natural que nos permite regular nuestra temperatura. En realidad, el sudor no desprende ningún tipo de olor, pero en determinadas zonas, como las axilas, se acumulan microorganismos que viven sobre nuestra piel y que descomponen el sudor. Son los productos de esa descomposición los que generan ese olor que normalmente nos resulta desagradable. En el mercado encontramos dos tipos de productos de higiene para prevenir el olor: los antitranspirantes evitan que se sude, bloqueando los poros en la parte externa de la piel, y los desodorantes que neutralizan el mal olor con ingredientes que eliminan a las bacterias y con sustancias que desprenden un aroma agradable.El desodorante es un producto de higiene personal que se usa diariamente desde la adolescencia. Por ello, debemos ser cuidadosos con las sustancias que contiene ya que vamos a estar en contacto con ellas a lo largo de casi toda nuestra vida. Es especialmente importante evitar aquellas sospechosas de tener efecto como disruptores endocrinos y que, por desgracia, se siguen utilizando.En un desodorante convencional podemos encontrar algunos ingredientes controvertidos como algunas de las sales de aluminio, el triclosán o algunos provenientes de nanotecnología. También pueden incluir parabenos, PPGs, Butylenglicol, Butane, Propane o perfumes sintéticos entre otros.La cosmética econatural ofrece alternativas con ingredientes que respetan nuestra salud y también la del medio ambiente. Siempre ha habido una tendencia a creer que los desodorantes naturales son menos efectivos y que “nos abandonan” al cabo de poco tiempo. Esto era cierto en los inicios, pero, hoy en día, encontramos fórmulas tan eficaces como cualquier otra y con la ve vamos a estar protegidas a lo largo de todo el día.   En el mercado podemos encontrar una gran variedad de marcas que ofrecen productos de muy alta calidad, como es el caso de Taller Madreselva, PielSana e Itaca.   Las sales de aluminio, en el punto de mira Las sales de aluminio son el principal compuesto de los productos antitranspirantes. Estas sales se disuelven con el sudor y forman un gel que tapona temporalmente la glándula sudorípara reduciendo la cantidad de sudor que se segrega a la superficie. Además, tienen un efecto bactericida y reducen la cantidad de bacterias responsables del mal olor.El aluminio tiene efectos como disruptor endocrino y es neurotóxico. La toxicidad del aluminio depende de la capacidad de penetrar dentro del cuerpo y ésta es muy variable en función del tipo de molécula. La encontraremos en el listado de ingredientes con nombres como Aluminium Chloride, Aluminium Chlorhydrate, Aluminum Chlorohydrex, Aluminum Chlorohydrex PG, Aluminum Fluoride, Aluminum Sesquichlorohydrate o Aluminum Zirconium Trichlorohydrex GLY. Hay otras sales de aluminio de origen natural que normalmente se permiten en cosmética natural, como el Aluminum Hydroxide, Aluminum Sulfate, Aluminium Oxide, Aluminium Tristearate o el Aluminium StearateExisten compuestos de aluminio naturales como las arcillas o el alumbre que no tienen los efectos negativos de las sales sintéticas con más capacidad de taponar las glándulas sudoríparas y provocar su inflamación y la acumulación de desechos. El alumbre se identifica con el nombre INCI Potassium Alum. Sin embargo, hay un ingrediente muy parecido de aspecto a la piedra de alumbre, pero de origen sintético que es el Ammonium Alum, del cual se sospecha que puede ser un disruptor endocrino. Triclosan, un peligroso bactericida Esta sustancia bactericida es un ejemplo de ingrediente del que se han acreditado sus efectos perjudiciales sobre la salud desde hace años, pero aun así se sigue utilizando principalmente en los desodorantes. En la Unión Europea está clasificado como irritante para la piel y los ojos, persistente, bioacumulativo, tóxico y disruptor endocrino. El principal problema es que se acumula en los tejidos e incluso se ha detectado en la leche materna. Tienen efecto como disruptor hormonal y pueden ayudar al desarrollo de bacterias resistentesAdemás de sus efectos sobre la salud, tiene efectos ambientales especialmente en los ecosistemas acuáticos a los que llega a través de las aguas residuales cuando lo eliminamos de nuestra piel al ducharnos. Está clasificado como muy tóxico para la vida acuática y con efectos a largo plazo.En el listado INCI aparece con el nombre Triclosan por lo que resulta fácil de identificar. Ingredientes provenientes de la nanotecnología La nanotecnología es la técnica que permite la obtención de nanomateriales, materiales de tamaño muy pequeño teniendo en cuenta que un nanómetro son 0,000001 milímetros. En cosmética se usan principalmente para proteger a los ingredientes, envolviéndolos en forma de vesículas microscópicas, facilitando su penetración en la piel.En los desodorantes podemos encontrar algunos ingredientes bajo esta forma: plata y oro, usados como conservantes por sus propiedades antibacterianas y antifúngicas; nanoliposomas que se usan para proteger principios activos y aumentar su permeabilidad a través de la piel y para incluir fragancias en espráis desodorantes y dendrímeros, polímeros que facilitan que los ingredientes penetren a través de la piel.Los fabricantes están obligados a declararlos en la lista de ingredientes de la etiqueta añadiendo al lado del nombre el término “nano”.Mientras algunas investigaciones demuestran su inocuidad a corto plazo, el principal problema respecto a este tipo de ingredientes es que no existen suficientes estudios científicos que demuestren su inocuidad a largo plazo. Algunos estudios también detectan riesgos potenciales. Los resultados son muy variables ya que dependen de muchos factores como el tipo de piel, si la piel está sana o dañada o la presencia de más o menos folículos pilosos, una de las principales vías de acceso de los ingredientes a las capas más profundas. ¿Qué ingredientes se utilizan en un desodorante econatural? Aunque existen algunas sales de aluminio que se pueden usar en cosmética natural, hoy en día es posible utilizar desodorantes naturales eficaces que no contienen aluminios, ni siquiera los de origen natural.La mayoría de ellos no tienen efecto antitranspirante. Se usan ingredientes que regulan la cantidad de bacterias responsables del olor. Son agentes desodorante suaves que distinguiremos con nombres como Alcohol, Triethyl Citrate, Sodium Bicarbonate, Zinc Ricinoleate o incluso el aceite de girasol (Helianthus Annuss Seed Oil) que, mezclado con otros ingredientes, puede tener una función

Leer completo »

PROTEGERNOS DEL FRÍO

Estamos muy acostumbrados a proteger nuestra piel en verano, pero en invierno no siempre nos ocupamos de ella como deberíamos. El frío es un vasoconstrictor, la circulación sanguínea se reduce para evitar la pérdida de calor, pero ello también disminuye el oxígeno y el alimento que llega a nuestra piel. Esto se acentúa en aquellas partes más alejadas del corazón como las manos, los pies, la nariz o las orejas. Por eso son zonas que suelen enrojecerse. Además, el frío deshidrata y reseca nuestra piel pudiendo llegar a quemarla y por tanto los cuidados que debemos proporcionarle no son muy diferentes a los del verano.   La suerte es que en esta época del año exponemos menos superficie de piel y por ello, el primer consejo es protegerla de las inclemencias del tiempo: bufandas, guantes y gorros son buenos aliados de nuestra piel en invierno.Aunque en invierno la sensación de sed disminuye, beber agua sigue siendo la mejor opción para mantener la piel hidratada. Y por supuesto una buena alimentación. El invierno también nos ofrece alimentos que ayudan a cuidar nuestra piel, los ricos en vitamina C necesaria para sintetizar el colágeno como los cítricos y el brócoli; los ricos en vitamina E de grandes propiedades antioxidantes que evitan las arrugas como los frutos secos; los ricos en carotenoides que protegen de los rayos UV como los boniatos o las zanahorias y los ricos en selenio, mineral necesario para la elasticidad y salud de la piel, presente en los cereales integrales. Para protegernos desde el exterior, hay algunos cosméticos que no debemos olvidar durante el invierno: CREMAS Y ACEITES HIDRATANTESPara contribuir a una buena hidratación y protección de la piel lo mejor es optar por cremas ricas en aceites vegetales como el de coco, el de almendras o el de aguacate. En el mercado encontraremos otros más exóticos como el de argán o más tradicionales como el de oliva. Los distinguiremos en el listado de ingredientes por la palabra “oil” y debemos asegurarnos que ocupan los primeros lugares en la lista para que su presencia no sea sólo anecdótica.Los aceites vegetales pueden ser puros, y dentro de esta categoría pueden ser ecológicos, es decir, procedentes de cultivos ecológicos certificados y procesados solamente mediante métodos físicos, como la presión, o pueden ser naturales, es decir, procedentes de plantas, pero no de cultivo ecológicoTambién pueden encontrarse aceites que han recibido distintos tratamientos, como la hidrogenación, el refinado o la esterificación. Los aceites esterificados son más baratos que los aceites puros, más estables y se enrancian menos. Se obtienen mediante procesos de descomposición de los componentes principales de los aceites (triglicéridos). Se permiten en cosmética natural certificada, siempre que no se hayan utilizado ingredientes o coadyuvantes de origen petroquímico para su obtención. Cumplen con diversas funciones en las fórmulas, por ej. el Caprylic/capric triglyceride, que se usa mucho en cosmética natural, tiene funciones como la de ser emoliente, solvente e hidratante, también pueden ser espesante. No obstante, estos aceites no contienen los mismos principios activos que un aceite vegetal puro. Es decir, si hay que elegir un producto cosmético específico para usar en invierno, preferiblemente usar un aceite de argán, de aguacate, de jojoba, etc., mejor si es ecológico, que un producto que contenga solamente aceites esterificados, como el Caprylic/capric triglyceride, Coco-Caprylate/Caprate o Glyceryl Linoleate entre otros.Los aceites vegetales pueden encontrarse en productos mono-ingredientes, en fórmulas que combinan distintos aceites, o como ingredientes de otros productos cosméticos como cremas o bálsamos.Las vaselinas y parafinas son la base de muchos productos cosméticos como cremas hidratantes, mascarillas, pintalabios y todos aquellos de consistencia grasa. Se utilizan en lugar de aceites vegetales porque son más baratos y la piel los absorbe más rápido. Otros como los acrilatos y las acrilamidas forman una película sobre la piel y el cabello para darles aspecto hidratado. Por un lado, son poco recomendables para la piel porque taponan sus poros y por otro son contaminantes ambientales difíciles de degradar y depurar. Los distinguiremos en la etiqueta con nombres como Paraffinum Liquidum, Cyclomethicone, Dimethicone, Dimethiconol, Carbomer, Petrolatum, Cera Microcristallina, Paraffin, Acrylates, Acrylamides, etc. PROTECTORES LABIALESLos labios son una parte muy sensible y al llegar el invierno se nos cortan con facilidad. La piel en los labios es más fina y además está en constante movimiento. Por eso cuando el frío la seca se resquebraja con facilidad.La base de los protectores labiales econaturales suele ser una cera que puede ser de origen animal como la de abeja (Cera Alba) o procedente de algunas plantas como la candelilla (Candelilla Cera) o la carnauba (Copernica Cera Wax). También los hay basados en mantecas como la de karité (Butyrospermum parkii butter) o la de cacao (Theobroma cacao seed butter) aceites como el de coco (Cocos Nucifera Oil) o el de oliva (Olea Europaea Fruit Oil), completadas las fórmulas con otros ingredientes como los aceites esenciales o el tocoferol, que se usa como antioxidante. Los protectores labiales si llevan algún colorante, éstos deben ser colorantes alimentarios naturales.Lo que nos ponemos en los labios acaba entrando en nuestra boca y es especialmente relevante que busquemos fórmulas sencillas y naturales para los protectores labiales evitando vaselinas y parafinas de origen petroquímico. PROTECTORES SOLARESEl calor de los rayos del sol resulta muy agradable cuando hace frío. Además, a exposición al sol es necesaria para nuestra salud, pero siempre debemos hacerlo de forma responsable para evitar que nuestra piel se queme. En invierno no somos tan conscientes de ello como en verano, pero debemos proteger nuestra piel si la vamos a someter a un exceso de rayos como cuando practicamos deporte en la nieve.Algunas cremas y protectores labiales incorporan filtros solares. Debemos elegir las que incorporan filtros físicos que no sea en forma de nanopartícula. Los más comunes son el dióxido de titanio (Titanium Dioxide) y el óxido de zinc (Zinc Oxide)En este sentido, un producto muy interesante para protegerse del frío, sobre todo en días soleados en la nieve, donde el reflejo del sol en la nieve, unido

Leer completo »

COSMÉTICA Y PLÁSTICO

Siguiendo la tendencia de la sociedad, el sector de la cosmética busca alternativas al uso del plástico ya sea a través de cosméticos en formato sólido o con el uso de otros materiales para los envases. Pero los envases no son la única fuente de plástico que está presente en los cosméticos. Hay otros tipos que se incluyen dentro de la propia formulación, en forma de ingredientes.   123rf Limited©nataliskripnikova. Esmalte de uñas con purpurina Plásticos en los cosméticos La aportación de microplásticos al medio ambiente de la industria cosmética es pequeña en relación con el conjunto de actividades humanas. Un estudio realizado por el sector cosmético europeo apunta a que su contribución es del 0,1 al 1,5% del total de la basura marina. Parece poco, pero, según datos de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) la cantidad estimada es de 3800 toneladas anuales sólo en Europa.Todavía no existe una regulación europea sobre la inclusión de microplásticos en los cosméticos, aunque la Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular introduce la prohibición de cualquier producto de plástico fabricado con plástico oxodegradable y microesferas de plástico de menos de 5 mm añadidas intencionadamente. Algunos países ya se han avanzado a la espera de la regulación definitiva y prohíben la comercialización de cosmética con microesferas de plástico como es el caso de Países Bajos, Francia y Suecia. También está regulado en otros países como Reino Unido, Estados Unidos o Canadá.Actualmente la Comisión Europea está elaborando un proyecto de ley. De adoptarse, sería la prohibición más amplia sobre un grupo de sustancias químicas existente hasta el momento bajo el Reglamento REACH y afectaría a la industria cosmética principalmente a través de microplásticos con propiedades abrasivas para exfoliantes, brillos y fragancias encapsuladas.Pero el problema es que en la definición de microplástico propuesta y aceptada oficialmente por la ECHA no incluye nanoplásticos ni polímeros solubles en agua, líquidos o biodegradables. Esto deja fuera de la definición una gran cantidad de sustancias plásticas que se utilizan en grandes cantidades en cosmética.Otro problema, como han señalado en una carta abierta a la Comisión Europea un grupo de marcas de cosmética cuyos productos no contienen microplásticos, es que la nueva legislación se pueda quedar corta, con periodos de transición de 6 a 12 años en productos como lacas de uñas, barras de labios y maquillaje para eliminar el uso del plástico definitivamente. Estas empresas señalan que el uso de los microplásticos no es necesario, como sus propios productos demuestran, y que no se debe exponer a la población a estos residuos tóxicos, que ya se han encontrado en muestras de sangre humana, y también en pulmones e incluso en placentas.El sector de la cosmética contribuye a la diseminación de plástico en el medio ambiente de dos formas: a través del plástico incorporado en los productos como ingrediente (microplásticos primarios) o a través de la degradación del plástico usado en los envases (microplásticos secundarios). 123rf Limited©nomadsoul1. Envases de plástico para cosmética Ingredientes plásticos en la cosmética Microperlas plásticas Se utilizan en cremas exfoliantes, geles de baño y en pastas de dientes como sustancia abrasiva para aumentar su efecto de limpieza. El uso de microperlas plásticas se generalizó a partir de los años 90, sustituyendo a sustancias naturales que hasta entonces se usaban como la sal, frutos secos o la avena. A partir del 2015, la industria empezó a regresar de nuevo a opciones más naturales como micropartículas hechas con cera de abeja, cáscara de arroz o de maíz, tapioca, algas o compuestos minerales como sílice o arcilla y, según la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (STANPA), en 2018 ya se habían eliminado en el 97% de los productos. Purpurina Forma parte de la cosmética decorativa como pintalabios, laca de uñas, cremas, o aplicada directamente sobre la piel y se ha popularizado mucho estos últimos años. Aunque en sus inicios se producía a partir de láminas de aluminio, posteriormente se introdujo el uso de otros materiales de base como el poliéster o el PVC. Básicamente la purpurina de los cosméticos es plástico que llega al medio ambiente a través del agua ya sea de la ducha o de la lavadora. Hoy en día se está desarrollando purpurina biodegradable, elaborada a partir de celulosa, pero no es la que encontramos en la composición de los cosméticos porque se degradaría dentro del propio cosmético. Plásticos líquidos Muchas veces se olvida que algunos de los ingredientes de la cosmética convencional son polímeros plásticos líquidos, obtenidos del petróleo, igual que el resto de plásticos. Se usan en muchos tipos de cosméticos, en forma líquida o de gel y su concentración es variable pudiendo llegar hasta el 95% en algunos productos como pintalabios.Este tipo de plásticos no se incluyen en la clasificación oficial de microplásticos por lo que escapan a cualquier tipo de restricción. Además, no estarán sometidos a la legislación que restringe el uso de microplásticos en cosmética, lo que permitirá a las empresas seguir utilizándolos con menciones en su publicidad tipo “Libre de microplásticos” o “ingredientes biodegradables” contribuyendo a aumentar la confusión entre las personas consumidoras. Sin embargo, su impacto sobre el medioambiente no está suficientemente estudiado. Tampoco existen datos fiables sobre la biodegradabilidad de este tipo de sustancias ya que su comportamiento en el medio ambiente puede ser muy distinto de lo que se obtiene en un laboratorio.Entre este tipo de plásticos hay algunos con un claro impacto ambiental entre los que encontramos Dimethicone, Carbomer, Acrylates Copolymer, Phatalate y en general los que contienen el término Acrylate y otros donde existen más dudas sobre dicho impacto como los ingredientes que contienen PEG y la terminación “eth” (Ceteareth, Ceteth, etc). Un informe llevado a cabo en 2022 por la Fundación Plastic Soup, a partir del análisis de 7704 productos cosméticos de las principales marcas que comercializan en la UE, determinó que el 87% de los cosméticos contienen microplásticos (incluidos también los plásticos líquidos o biodegradables). Envases de plástico en cosmética

Leer completo »

NUEVO AVAL DE BIOVIDASANA

“Hemos creado una nueva alternativa en el complejo mundo de la certificación actual”   Montse Escutia y Nuria Alonso están al frente de BioVidaSana. Las entrevistamos y responden al alimón. El nuevo aval satisface una demanda y responde a la necesidad de crear alternativas para todos en un mundo tan complejo y distorsionado como el de la certificación en la cosmética. -¿Qué es el nuevo aval que habéis creado en BioVidaSana? ¿Cuál es la diferencia con un certificado?-El aval es un proceso de revisión y aprobación de ingredientes, fórmulas y etiquetas de productos cosméticos producidos siguiendo los requisitos de la Norma BioVidaSana. Al final del proceso no se obtiene un certificado emitido por bio.inspecta; sino un aval, emitido por BioCertificación S.L. Es por esto que los productos que se acojan a este servicio se considerarán “avalados” y no “certificados”. -¿Cómo se justifica la creación de este aval?-En el contexto actual de gran confusión en el sector de la cosmética natural o que se presenta como natural, donde se pueden encontrar en el mercado productos certificados, otros con sellos de certificadoras falsas, otros con sellos propios de las empresas comercializadoras, otros sin certificar pero reclamando ser productos naturales y/o ecológicos… En medio de todo esto, de este caos, queremos contribuir a lograr que: a) Cada empresa se acoja a la opción que necesite para ofrecer sus productos en el mercado; y, en este sentido, que no tenga que pagar un certificado si no lo necesita, pero que sí tenga la opción de poder salir al mercado con una garantía. Y al mismo tiempo: b) Ayudar a que el sector y los consumidores aprendan a distinguir: todas las opciones son válidas y cada empresa es libre de elegir lo que quiere ofrecer y cada consumidor de elegir lo que quiere comprar, pero lo importante es evitar el engaño, aprendiendo a diferenciar lo que significa cada opción. No se puede eliminar la confusión del mercado sobre el uso de los términos natural y ecológico, porque la legislación no los protege y, por otra parte, hay muchos intereses creados en este sector. Esto quiere decir que, si no ofreciéramos la opción de aval sin certificado y siguiéramos ofreciendo solamente certificación, no por eso íbamos a evitar que siga habiendo certificaciones falsas que confundan a los consumidores. Con esta opción pretendemos agrandar el abanico de opciones para las empresas de cosmética y, al unísono, tener una herramienta que nos permita explicar con más claridad qué significa cada cosa. Los temas relacionados con la certificación, explicados sólo en teoría, no suelen calar entre la población en general, pues son temas muy técnicos; entonces es mejor explicarlo en la práctica. EL REMEDIO Y LA ENFERMEDAD-¿Puede ser peor el remedio que la enfermedad?-El problema no es que haya opciones que no sean una certificación propiamente dicha… El problema es llamar a una cosa lo que no es. Sin embargo, entendemos que en cualquier caso es útil salir al mercado con un sello que signifique que los productos han sido verificados concienzudamente para poder venderse como cosmética natural o ecológica y conforme a una Norma que está publicada y se puede consultar. LA ALTERNATIVA-¿Estáis ofreciendo una alternativa?-Sí. Hemos creado una nueva alternativa nueva en el complejo mundo de la certificación actual. La idea de ofrecer una alternativa para las empresas muy pequeñas se basa en los criterios del Reglamento UE 2018/848 para la producción ecológica, que es nuestro referente principal. En el Reglamento establece un periodo de conversión de dos a tres años para los productores que quieran vender sus productos como ecológicos, para ir adaptándose a los métodos de producción y al mercado “bio”. Por otro lado, se establece una excepción de la obligación de certificarse para los productores de productos ecológicos que solamente vendan pequeñas cantidades de producto mediante sistema de venta directa. Basándonos en estos principios, se establecen dos rutas para poder solicitar el aval BioVidaSana para las empresas nuevas y para las pequeñas empresas, que explicaremos a continuación. LOS PASOS-¿Cuál sería el Paso 1?-Periodo de conversión de 3 años… Una empresa nueva podrá tener en aval BioVidaSana durante los 2 primeros años; al tercer año, si ya se ha consolidado como empresa y ha aumentado las cantidades de producto fabricado, entonces deberá solicitar la certificación. También podrá solicitarla antes si lo desea. Para poder solicitar el aval, deberá fabricar menos de 500 unidades por producto al año o 1.000 unidades cada dos años; y, al mismo tiempo, se podrá avalar un total de 6 productos como máximo. Excepcionalmente se podrá incluir en el aval más de 6 productos si la suma total de unidades de todos los productos fabricados no supera la cantidad de 3.000 unidades al año o las 6.000 unidades cada dos años. -¿Y el Paso 2?-Las empresas que al tercer año continúen vendiendo pocas unidades de cada uno de los productos que fabrican… podrán acogerse a esta opción indefinidamente; o podrán solicitar la certificación si en algún momento venden mayores cantidades o si la necesitan por razones de mercado. Para acogerse a la Opción 2, el máximo de unidades fabricadas al año de cada producto debe mantenerse similar a las cantidades y nº de producto que había al solicitar el Aval por primera vez -Danos más detalles…-Las empresas que deseen solicitar el aval BioVidaSana comenzarán con el Paso 1. Al llegar al tercer año se les preguntará por su situación, y, si continúan vendiendo las pequeñas cantidades que se establecen para solicitar el aval por primera vez, pueden pasar al Paso 2 y seguir utilizando el aval en adelante. LAS REVISIONES-¿Qué se revisa en el nuevo aval?-Los ingredientes, fórmulas y etiquetas de los productos avalados; este estudio se hará del mismo modo riguroso y detallado que se hace para las empresas certificadas. También las instalaciones donde se produce la cosmética, en caso de que el solicitante del aval sea un artesano con laboratorio propio. -¿Dónde se produce…?-Se puede solicitar el aval si se fabrican los productos en laboratorios inspeccionados por BioVidaSana

Leer completo »

Entrevista a Pilar Ruiz, de Piel Sana

“Nuestra certificación es Bio-inspecta Vida Sana Ecoplús. Para mí, la más seria”   Pilar Ruiz es la creadora de Dermocosmética Piel Sana. Es una empresa especializada en el microbioma cutáneo. También es naturópata. Carolina Sánchez habló con ella. La firma estará presente en BioCultura Madrid y Pilar dará varias conferencias (ver abajo) en el showroom de EcoEstÉtica de la feria. -¿Nos puedes hablar de PielSana? ¿Por qué y cómo se creó?-Me gusta decir que PielSana es el inicio de un cambio hacia la salud y la coherencia. Nuestros productos no sólo son ecológicos: son nutrientes vivos, sin conservantes, ni aditivos, para corregir posibles déficits o daños en el ARN de las células de la piel. Y para ello utilizamos ingredientes biológicos de alimentación, con los que formulamos cadenas completas. Además de utilizar la fitoterapia, para ayudar a pasar los procesos de recuperación. La razón fue porque mis hijos tenían problemas de salud que se reflejan en la piel, como la dermatitis o eccemas. Y me encontré que ningún producto de cosmética ecológica del mercado… estaba indicado para este tipo de problemas. Comencé a estudiar sobre las necesidades reales de la piel y formulé productos que en un principio utilicé para mi familia, y después probé en personas con diversos problemas de piel, prestados a ello voluntariamente. Después de años de estudios y pruebas, y comprobados los resultados positivamente, especializándonos en el microbioma cutáneo, nació Dermocosmética PielSana. ECOESTÉTICA-¿Cómo van a ser tus intervenciones en el showroom de EcoEstÉtica de BioCultura Madrid?–Siempre doy charlas en BioCultura sobre salud, explicando cómo funciona nuestra piel, la conexión que tiene con el resto del cuerpo y ayudando a entender por qué enferma y cómo puede recuperarse. Con un lenguaje claro y ejemplificador. LO MÁS VENDIDO-¿Cuáles son los productos más vendidos de vuestro catálogo y contra qué problemas actúan?-Tenemos varios tratamientos completos… Quizás de los más vendidos sean el de Manchas Oscuras y Blancas, los tratamientos capilares, el Anticaída y la gama solar (sin filtros, que activa la producción de melanina, para ser un protector físico real y sin dañar el microbioma de la piel, como si hacen las pantallas).   COSMÉTICA ECOCERTIFICADA-¿Cómo ves el sector de la cosmética ecocertificada en nuestro país en la actualidad?–No es muy clara. Hay demasiados sellos y categorías. Esto confunde al consumidor, que cree que todos los sellos son iguales. No es el mismo significado “Orgánico” en alimentación que en productos cosméticos y esto no tiene sentido. Por ello el consumidor cree que, cuando compra un producto orgánico, es que está vivo y se degrada, y en cosmética no tiene nada que ver. Lo que significa es que tiene un porcentaje muy alto de ingredientes de agricultura ecológica, pero no que esté vivo el producto. COSMÉTICA CONVENCIONAL Y RESIDUOS QUÍMICOS-¿Cuáles son los problemas a los que se puede enfrentar la población si consume productos cosméticos con ftalatos y otras sustancias afines?-No sólo son nocivos los productos químicos que has citado… Todo ingrediente que daña e impide que nuestras células pigmentarias respiren… nos puede producir enfermedades de todo tipo. La piel es porosa y por ello cuando respira absorbe todo desde el exterior. También es un órgano excretor y por ello expulsa los residuos, si se la deja. Desde una psoriasis a cualquier cáncer interno. LA CERTIFICACIÓN-¿Cuál es vuestra certificación? ¿Es un gran peligro el greenwashing?-Es Bio-inspecta Vida Sana Ecoplús. Para mí  es la certificación más seria, ya que se implica en informar correctamente.No me gusta el término de greenwashing ni lo que significa. Se está confundiendo tanto al consumidor como al proveedor. Yo he visto cómo empresas son consideradas verdes… y dejan mucho que desear. EN EUROPA NOS LLEVAN VENTAJA-¿La producción de cosmética ecocertificada en España está a un nivel europeo? ¿Y el consumo?-No lo creo. Nos llevan ventaja, aunque cada vez se sabe más también en España sobre la cosmética como salud y no como estética. Pero esto en Europa se sabe desde hace tiempo y tienen tradición. El consumidor europeo es mucho más exigente, y eso hace que tengan preferencia por productos realmente casi 100% biológicos. BIOCULTURA-¿Qué es BioCultura para ti?-Es un lugar de encuentro con personas afines y con aquellas que quieren saber. Creo que es fundamental que existan este tipo de ferias, para informar cada vez más al consumidor y hacerle llegar productos sanos para su salud. Carolina Sánchez   PIEL SANA EN BIOCULTURA MADRID ¿POR QUÉ SALEN MANCHAS EN LA PIEL? ¿QUÉ RELACIÓN TIENEN CON LA SALUD INTERNA?Viernes, 3 nov. 13’30h. Show Room EcoestéticaPilar Hidalgo Ruiz ROSÁCEA, ¿QUé ES Y POR QUÉ SALE?Sábado, 4 nov. 17’15h. Show Room EcoestéticaPilar Hidalgo Ruiz ¿QUÉ ES EL MICROBIOMA Y QUÉ RELACIÓN TIENE CON UNA PERIOCARDITIS O LA CAÍDA DEL CABELLO?Domingo, 5 nov. 12’45h. Show Room EcoestéticaPilar Hidalgo Ruiz MÁS INFOwww.pielsana.esLaboratorio PielSana SC.C/La Fragua 27-29, P928752 (Lozoyuela) – Madridpielsana@hotmail.comTel. 63752311

Leer completo »

Entrevista a Lorena Díaz, de Soy Green/Green Cosmetics

«Creemos en lo que hacemos y apostamos por un futuro donde prime la calidad y el buen hacer»   Lorena Díaz es la fundadora de Soy Green/Green Cosmetics SL. Se trata de una firma muy joven especializada en cosmética ecológica de gran calidad. La firma tiene la certirficación BioVidaSana/Bio.inspecta. -¿Cómo, cuándo y por qué se fundó vuestra empresa?-De adolescente tenía la piel muy reactiva y con los años me di cuenta de que, con los cosméticos convencionales, estaba empeorando ese proceso. Así que me adentré en el maravilloso mundo de la fitoterapia y de la cosmética natural hasta hacer de ellas mi profesión actual. En 2020, y con la ayuda de un laboratorio especializado, creé la marca Soy Green con el deseo de aportar al mercado una cosmética natural de calidad y honesta. En este sentido, mi experiencia personal y profesional ha sido muy útil. Cuesta tiempo, esfuerzo y mucha dedicación crear una marca de cosmética de forma respetuosa, siendo fiel a tus principios y deseando que las personas que la usen también sientan estos valores. Hay que decir que tanto yo como mis compañeros de equipo, Rubén y Dámaris, estamos muy felices de la acogida y el cariño que estamos recibiendo. EL CAMINO A SEGUIR-¿Qué os hizo decantaros por el sector ecológico? -La convicción de que es el camino a seguir, como modo de vida, por salud y por respeto a nuestro entorno. Creemos en lo que hacemos y apostamos por un futuro donde prime la calidad y el buen hacer.-¿Qué es lo que más ha cambiado en el sector desde que empezasteis? -El sector de la cosmética ecológica certificada está en constante evolución. El sector está vivo y nos ilusiona ser parte de él. Cambian muchas cosas. Es una evolución que no cesa. LOS CLIENTES-¿A qué tipo de clientes os dirigís? -A todos los que quieran una cosmética efectiva para mejorar la calidad de la piel.   -¿Cómo son las personas que compran vuestros productos? -Diversas… Nuestra cosmética es apta para todo tipo de pieles y aconsejamos el cosmético adecuado según la necesidad que tenga en ese momento cada cual. DISRUPTORES ENDOCRINOS-¿Cómo ves el consumo de productos de ecocosmética en la actualidad? -Con optimismo, ya que hay una creciente inquitud por la seguridad en los cosméticos que utilizamos. El usuario quiere evitar a toda cosa los disruptores endocrinos. El público busca cada vez más una cosmética más respetuosa y sostenible. Dámaris Gago y Rubén Duduletz también forman parte del equipo de Soy Green/Green Cosmetics ESPAÑA Y LA COSMÉTICA ECOLÓGICA-¿España es un país con buenos productores? -Sin lugar a dudas. Hay muchos buenos productores y el país tiene un gran potencial en este sentido. -¿Cómo es vuestra distribución? -Comercializamos nuestra marca en tiendas especializadas de cosmética natural, herbodietéticas y centros especializados. VENTAS ONLINE-¿Cada vez se vende más online? -Probablemente… Aunque también vendemos online, esto no es nuestro fuerte ya que defendemos y apoyamos las tiendas de proximidad que dan vida a los pueblos y ciudades.  -¿La pandemia significó un antes y un después para la ecocosmética en diversos aspectos?-Tal vez nos sacó a todos de nuestra zona de confort… LO MÁS VENDIDO-¿Qué productos son los más vendidos? -Los aceites secos y los sérums  faciales. -¿Por qué? -Los aceites secos gustan por su textura, aroma y efectividad. Los sérums tienen ese efecto «inmediato» tan buscado… LA CERTIFICACIÓN-¿Nos podéis hablar de vuestra certificación? -En este sentido, estamos orgullosos de contar con la prestigiosa cerificación BioVidaSana y Bio.inspecta, referentes en promover un consumo responsable, sentir que compartimos con ellos.     -¿Es importante combatir el “greenwashing” con herramientas sólidas? -Sí, porque los consumidores tienen derecho a distinguir entre un producto sostenible y otro que utiliza prácticas engañosas para hacer creer que lo es, pero no lo es. Carolina Sánchez MÁS INFORedes socialesInstagram :  @soygreen_net@greencosmetics.esFacebook:  @soygreen.net@greencosmetics.esWeb: https://soygreen.net/soygreen@soygreen.netTlf: 638 900 163- 886 169 827

Leer completo »

Entrevista a Nuria Alonso

«Saber si un producto es Bio no es muy difícil, solamente hay que reconocer unos cuantos sellos»   -¿Qué es la cosmética ecológica certificada y qué la hace diferente de la convencional?-La cosmética certificada se produce de acuerdo a una Norma escrita que debe de estar publicada, y debe haber una entidad de certificación que revise que el laboratorio o marca que ha solicitado la certificación cumple con la Norma, además de con todos los requisitos legales para la producción y venta de cosmética. Al no existir un reglamento oficial que regule la cosmética natural y ecológica, cada norma sigue sus propios criterios, aunque las normas principales que existen actualmente tienen criterios comunes en lo que es básico para definir un producto cosmético como natural o ecológico. -¿Cuáles son las ventajas de utilizar cosmética ecológica certificada para nuestra piel y el medio ambiente?-La cosmética natural utiliza ingredientes de origen natural, y si es cosmética ecológica, la mayoría de sus ingredientes agrícolas se habrán producido según los reglamentos para la producción ecológica, que es obviamente más respetuosa con el medio ambiente que otros sistemas de producción. Además, los ingredientes y los productos cosméticos deben producirse siguiendo los principios de la química verde, es decir, que deben ser biodegradables, y no deben producir efectos tóxicos, como ser disruptores endocrinos, cancerígenos, etc. Y para la piel son buenísimos, lo mejor, esto lo digo como consumidora de cosmética natural, ahora me sería imposible usar marcas convencionales de cosmética. Los laboratorios de cosmética natural que visitamos son lugares realmente limpios, producen muy pocos residuos, que no son tóxicos (y al entrar en ellos, normalmente huele muy bien). -¿Qué requisitos debe cumplir un producto para obtener la certificación como cosmética ecológica?-Cumplir con la Norma de la certificación que solicite y firmar un contrato con la entidad de certificación que ofrezca el servicio de certificar de acuerdo a esa Norma. La certificación consiste en la revisión de todos los ingredientes, fórmulas y etiquetas para comprobar si cumplen la Norma y hacer una inspección al laboratorio fabricante. Si hubiera aspectos que corregir (lo que solemos llamar No conformidades) la empresa que solicita la certificación debe corregirlas y cuando todo está correcto, se concede el certificado. El proceso hay que renovarlo anualmente. -El greenwashing es una estrategia de marketing engañosa, ¿cómo podemos evitar caer en ella? y ¿cómo identificar un producto cosmético BIO?-Sí, es un gran problema. Las palabras “natural” y “ecológico” o “bio” son atractivas y tienen demanda, pero producir cosmética ecológica de verdad es más caro y más complicado que producir cosmética convencional. Los ingredientes son más caros en general, porque tienen más calidad. Además, fabricar cosmética natural requiere de manos y mentes expertas, y requiere de tiempo, paciencia, capacidad de observación y curiosidad. Esto lo he podido comprobar muchas veces: un fabricante de cosmética convencional no sabe producir cosmética natural solo cambiando los ingredientes; es algo que hay que aprender. Pues entre esto y que la certificación de cosmética restringe bastante los ingredientes que se pueden utilizar y el proceso de certificación supone un coste anual, pues existe la tentación de usar los términos atractivos, pero sin hacer el esfuerzo. Para saber si un producto es Bio hay que comprar productos certificados por certificaciones serias. No es muy difícil, solamente hay que reconocer unos cuantos sellos, y ya sabremos que alguien ha verificado que el producto es lo que dice ser. -¿Cómo es el consumo en España respecto al mundo?-Según Statista.com, la venta de cosmética ecológica y natural en el mundo alcanzó la cifra de 7,3 billones de dólares en 2022 y se espera que llegue a 58,6 billones en el 2031. Asia es el mayor mercado mundial, con el 32% del total, seguido por América del Norte y después Europa. Pero Alemania se despega de los datos generales de Europa, siendo el segundo mercado del mundo después de Asia, con 1,480 millones de euros.El Reino Unido es un mercado importante, pero según tengo entendido ha decrecido últimamente por los problemas económicos derivados del Brexit y de la inflación. Y el consumo en España no es tan alto, según Statista, se prevé que alcanzará la cifra de 26 millones de dólares en el 2028, un 4,30% más que actualmente. El mercado va creciendo poco a poco, pero también hay mucha confusión y se sigue comprando mucho producto greenwashing.Una característica propia de España comparada con otros países es la gran cantidad de emprendedores que hay en este sector. Lo vemos en la mayoría de las marcas que certificamos: hay muchos laboratorios pequeños y medianos que fabrican sus propios productos y/o que fabrican para otros, y muchas marcas nuevas que salen al mercado continuamente. Es cosmética de autor hecha por gente que ha tenido una idea de marca de cosmética natural, y dedica su vida a ello. Núria Alonso es Ingeniera Técnica Agrícola. Tras adquirir experiencia profesional en el Reino Unido y Alemania (IFOAM), ha trabajado en el campo de la certificación en distintos países certificando e inspeccionando para distintas normas, desde el Reglamento UE, hasta el NOP de los EEUU, el JAS de Japón y privadas como Soil Association, Naturland y Bio Suisse. Desde el año 2002 publica ‘The Organic Standard’, publicación internacional especializada. Y, desde el 2010, desde su empresa BioCertificación coopera con Vida Sana encargándose del proceso de control a las empresas y productos certificados BioVidaSana junto con la certificadora internacional bio.inspecta. Leer BioEco Actual Septiembre 2023 Foto de cabecera facilitada por Camassia

Leer completo »

LOS CONSERVANTES EN COSMÉTICA ECO-NATURAL

Los conservantes son sustancias que, como su nombre indica, sirven para alargar la vida de un producto que, de otra forma, se degradaría más rápidamente por la acción de los microorganismos, a la vez que protegen las personas consumidoras de su contaminación. En la naturaleza existen sustancias naturales con propiedades conservantes como algunos aceites esenciales. Pero su coste es elevado y a veces, no son suficiente eficaces, por lo que cuando hablamos de conservantes en cosmética nos referimos, la mayor parte de las veces, a conservantes sintéticos.Algunos de los conservantes que se han usado tradicionalmente en cosmética ahora están prohibidos. Es el caso, por ejemplo, del ácido bórico y sus sales, el formaldehído y el quaternium. Entre la lista de sustancias que se recomienda evitar en los cosméticos por sus potenciales efectos sobre la salud encontramos muchos conservantes: Phenoxyethanol, Methylchloroisothiazolinone, benzalkonium, cetrimonium, bronopol, Imidazolidinyl Urea, etc. La mayor parte de ellos tienen restringido su uso a determinados productos o en determinadas concentraciones. Algunas sustancias tienen determinada ya la fecha en que estarán prohibidas.Todo esto pone de manifiesto que son sustancias controvertidas ya que, aunque son necesarias, pueden tener efectos secundarios no deseados. Por ello, su uso está en constante revisión y, lo que hoy legalmente no supone un problema para la salud, mañana puede estar prohibido por sus efectos adversos. CONSERVANTES Y PUBLICIDADNo es de extrañar que sea uno de los ingredientes con los que más juega la publicidad de la cosmética y se utilizan como símbolo del grado de naturalidad de un producto. «Sin conservantes» es un argumento que se ha usado mucho en alimentación y ahora también en la cosmética. Determinadas sustancias usadas ampliamente como conservantes han sido utilizadas en las campañas publicitarias de grandes marcas y se han popularizado.El ejemplo más claro es el de los parabenos. Se utiliza «sin parabenos» como un argumento para insinuar que se trata de una cosmética más natural. Es cierto que los parabenos han sido ampliamente utilizados en la industria cosmética como conservantes porque son muy efectivos y baratos. El problema es que tienen efecto como disruptores hormonales, es decir, mimetizan la acción de las hormonas a unas concentraciones muy pequeñas. Hay otros muchos conservantes que no son parabenos pero que igualmente son poco recomendables como el formaldehído y sus derivados, los compuestos halógenos o el fenoxietanol y que no resultan conocidos por las personas consumidoras.     COSMÉTICA SIN CONSERVANTES¿Es posible elaborar cosmética sin conservantes? La única opción es la cosmética que no incluye el agua como ingrediente. Esto es posible para ciertos tipos de productos, pero prácticamente imposible para otros muchos, que tienen que formularse incluyendo agua o ingredientes que contienen agua, como los hidrolatos, especialmente teniendo en cuenta que con frecuencia las personas consumidoras no son muy amantes de texturas especialmente grasas.Los microorganismos responsables de la degradación de los productos cosméticos necesitan agua para desarrollarse. Por eso, a nivel comercial, no puede formularse un cosmético con agua como ingrediente y sin conservantes. De hecho, la ley obliga a hacerlo. Los productos han de pasar un test de eficacia microbiológica, conocido como challenge test, antes de poder ser comercializados. Este requisito es obligatorio para cualquier producto cosmético, desde los productos de una gran empresa hasta los del más pequeño taller artesano.Los resultados de los test para evaluar la eficacia de los conservantes son un factor que influye en los estudios de estabilidad, que se necesitan para poder indicar la caducidad de un producto cosmético en su etiqueta, que es obligatorio según el Reglamento (CE) 1223/2009. Dependiendo de los resultados de estos estudios, en la etiqueta debe indicarse la fecha de caducidad o, en el caso de que se haya podido probar que el producto sin abrir dura más de 30 meses, la caducidad se puede indicar con el símbolo PAO (símbolo del bote abierto) indicando en el dibujo un número que indica los meses que dura el producto una vez abierto el bote (3 M, 6 M, 12 M). LOS CONSERVANTES DE LA COSMÉTICA ECONATURALAnte la imposibilidad técnica de formular cosmética con agua y sin conservantes, todas las certificaciones de cosmética econatural permiten un porcentaje mínimo de ingredientes sintéticos. Entre los conservantes se seleccionan los que se consideran más inocuos como: ácido benzoico (‘Benzoic acid’) y sus sales (‘Sodium Benzoate’), ácido sórbico (‘Sorbic Acid’) y sus sales (‘Potassium Sorbate’), ácido dehidroacético (‘Dehydroacetic Acid’), ácido salicílico (‘Salicylic Acid’) y alcohol benzílico (Benzyl Alcohol).Para saber el % máximo de cada conservante que se permite usar en las fórmulas hay que consultar el Anexo V del Reglamento (CE) 1223/2009. Y así, por ejemplo, el Sodium Benzoate tiene establecidos unos límites del 2,5% para productos que se aclaran (como un champú), 1,7% para productos bucales y 0,5% para productos que no se aclaran (como una crema).Los fabricantes de cosmética econatural suelen reducir su contenido a índices inferiores a los permitidos por la cosmética convencional. Por ejemplo, el Benzyl Alcohol suele encontrarse en cantidades de menos del 0,5- 0,8%, y el Sodium Benzoate alrededor de un 0,2- 0,4% del total del producto cosmético. Otra estrategia para reducir la cantidad de conservantes consiste en poner dos juntos: el Potassium Sorbate, el cual normalmente no es lo suficientemente eficaz por sí solo, ayuda a reducir el % de Sodium Benzoate, que es más eficaz pero también más controvertido.Por otra parte, se están haciendo avances en conservantes de origen natural lo suficientemente estables como para superar los challenge test y conseguir dar una duración adecuada al producto. Algunos de los conservants de origen natural que se están utilizando son: Levulinic Acid, Sodium Levulinate, Sodium Anisate; conservantes a base de microorganismos, como Lactobacillus en extracto de coco, o Leuconostoc en raíz de rábano fermentada. Los hay de origen mineral, como el Zinc Undecylenate y varios productos que contienen plata. Estos últimos son, más concretamente, antibacterianos.Entre los ingredientes naturales que destacan por su poder conservante se encuentra el aceite esencial de árbol de té, el extracto de semillas de Citrus, el aceite de semillas de neem. No suelen

Leer completo »

¿Quieres informarte sobre lo que es de verdad la cosmética natural?

COMPARANDO GELES DE BAÑO Y CHAMPÚS

Aunque en términos de mercado se clasifican en dos categorías diferentes, el gel de baño como producto de higiene personal y el champú como producto de cuidado del cabello, en términos de formulación son dos productos con composiciones muy similares. El principal ingrediente, además del agua, es una base detergente o tensioactivo. Los tensioactivos son sustancias que por sus propiedades físicas y químicas permiten que se creen emulsiones, que es la dispersión de una grasa en agua o del agua en una grasa, aumentan la capacidad del producto para mojar mejor y eliminan la suciedad de superficies formando espuma que arrastra las impurezas y las partículas de grasa.Hay diferentes tipos de tensiactivos: los iónicos que se clasifican a su vez en aniónicos, catiónicos y anfóteros y los no iónicos. Entre los iónicos, los aniónicos son los que tienen mayor capacidad de limpieza y bajo coste de fabricación. Pero también son los más agresivos para la piel y pueden provocar irritaciones. Dentro de esta categoría encontramos algunos de los más utilizados en cosmética convencional como el Sodium Lauryl Sulfate, el Sodium Laureth Sulfate o el Ammonium Lauryl Sulfate.El hecho de que muchos tensioactivos aniónicos sean sulfatos ha provocado que “sin sulfatos” sea visto por algunas personas consumidoras como un indicador de un producto más natural. Esto no es siempre así. La creencia de que deben evitarse todos los sulfatos viene de ingredientes como el Sodium Laureth Sulfate muy utilizado en cosmética convencional por ser un ingrediente muy barato para la industria, y menos irritante que el Sodium Lauryl Sulfate. Puede ser de origen petroquímico o más frecuentemente, derivar del aceite de coco o de palma, pero incluso en este segundo caso, sufre transformaciones químicas muy contaminantes y no se puede considerar un ingrediente natural. Se obtiene por etoxilación a partir del Sodium Lauryl Sulfate.Pero hay otros ingredientes que contienen el término “sulfate”, como el Sodium Coco Sulfate que sí son de origen natural. Los ingredientes en la cosmética natural La cosmética econatural suele utilizar como base detergente derivados de aceites como el de coco, el de palma y el de maíz, principalmente. Estos aceites se someten a diferentes procesos químicos que los convierten en tensioactivos. Es importante que además de obtenerse de un aceite natural, estos procesos no usen ni comporten ninguna reacción que produzca compuestos peligrosos para la salud.Los tensioactivos utilizados pueden ser de diferentes tipos: aniónicos como el Disodium Cocoyl Glutamate o no iónicos como Coco Glucoside, Decil Glucoside, Lauryl Glucoside; o anfóteros como el Myristyl Lactate. Hay algunos otros anfóteros como la Cocamidopropyl Betaine, Sodium Cocoamphoacetate o el Coco Betaine, que suelen utilizarse en cosmética natural, aunque no son 100 % de origen natural.Los tensiactivos anfóteros son limpiadores más suaves con bajo potencial de irritación de la piel y los ojos. Los no aniónicos tienen menor capacidad espumógena y viscosizante que los tensioactivos aniónicos, pero tienen la ventaja de que son excelentes agentes humectantes y apenas alteran la función barrera cutánea. Se utilizan para la limpieza suave y para estabilizar la emulsión.Además de la base detergente se añaden otros ingredientes acondicionadores del pelo o de la piel o de tratamiento como anticaspa, cabellos grasos o secos, pieles sensibles, etc. Estos normalmente se aplican en forma de hidrolatos, aceites o extractos vegetales, como el extracto de avena, entre otros. También se pueden incluir aceites esenciales, vitaminas o derivados animales como la lanolina, la seda, la leche o la miel. Champús ecológicos de Elena Busto y geles de baño de Cosmètics Giura- Tort Comparando dos champús: ecológico certificado y convencional Esta podría ser la fórmula de un champú ecológico certificado:Lavandula Angustifolia Flower Water*, Coco-Glucoside, Glycerin*, Olea Europaea Fruit Oil*, Aqua, Xanthan gum, Lactic acid, Avena Sativa Kernel Extract*, Calendula Officinalis Flower Extract*, Sodium Anisate, Sodium Levulinate, Pelargonium Graveolens Oil*, Citronellol**, Geraniol**Todos los geles y champús contienen un % elevado de agua. En este champú la parte acuosa es un hidrolato, con lo cual se aportan sus propiedades regeneradoras e hidratantes.Por otra parte, se ve que la mayoría de los ingredientes que están en mayor porcentaje en la fórmula, los que están más arriba en la lista y marcados con una * son ingredientes ecológicos.Los tensioactivos, básicos para champús y geles, no pueden considerarse ecológicos porque son de origen natural, pero obtenidos mediante procesos químicos permitidos según los principios de la química verde; y el Coco-Glucoside es un ingrediente 100 % de origen natural.En este producto, todos los ingredientes que pueden ser ecológicos lo son.Entre los demás componentes hay dos extractos, el de avena y el de caléndula. Ambos se producen utilizando un solvente como base a la parte vegetal. En el caso de la avena es la glicerina (es un extracto hidroglicerinado, por eso hay agua también en la fórmula) y la caléndula usa el aceite de oliva como solvente. Ambos ingredientes son calmantes para la piel.El ácido láctico se usa para ajustar el pH y como acondicionador. Y la goma xantana, al ser gelatinosa, ayuda a la formación del gel y también se usa como estabilizador de la emulsión.El aceite esencial de geranio es el ingrediente perfumante. Los ingredientes marcados con dos ** son alérgenos de obligada declaración que contiene el aceite esencial.Los conservantes utilizados: Sodium Anisate y Sodium Levulinate también son naturales, por lo que el champú es 100 % de origen natural.Respecto a la cantidad de espuma, algo muy sobrevalorado por el consumidor final, los tensioactivos tipo Coco-Glucoside (no iónicos) generan una espuma fina y poco abundante, dando la sensación de que limpian poco, aunque esto no siempre es la realidad, puesto que un producto formulado con tensioactivos no iónicos puede ejercer un efecto limpiador del cuero cabelludo y cabello similar a los realizados con tensioactivos derivados de sulfatos (aniónicos).La fórmula del champú convencional sería:Aqua, Sodium Laureth Sulfate, Cocamidopropyl Betaine, Glycerin; PPG-Ceteth-20, Oat Kernel Extract, Oryza Sativa Starch, PEG-18 Glyceryl Oleate/ Cocoate, Alpha-Isomethyl Ionone**, Coumarin**, Limonene*, Hexyl Cinnamal**, Parfum, Phenoxyethanol, Sodium BenzoateLos ingredientes principales son agua y Sodium Laureth Sulfate, del que hemos hablado extensamente en

Leer completo »

COMPARANDO PRODUCTOS DE TRATAMIENTO CORPORAL Y FACIAL

El sector de la cosmética destinada para el cuidado de la piel supone en España un volumen de venta de 3.000 millones de € anuales, siendo la principal categoría con un 32% de las ventas del global de cosmética. En esta categoría encontramos desde una crema antiarrugas hasta una loción para después del afeitado. Las hay de diferentes tipos, pero su objetivo siempre es mejorar, proteger o tratar algún problema de la piel.   Una gran cantidad de productos para el cuidado de la piel tienen como ingredientes principales sustancias grasas. Estas pueden ser de origen natural como los aceites o las mantecas, pero la mayor parte de los productos convencionales usan grasas y aceites derivados del petróleo como las vaselinas y las parafinas ya que son mucho más baratos.Otro aspecto a considerar es la presencia de aceites derivados de Organismos Modificados Genéticamente (OGMs). A nivel mundial, aproximadamente el 28% del aceite vegetal que se produce es de soja, el 13% de colza, el 2% de algodón y también un 2% de maíz. Si tenemos en cuenta que el 83% de la soja, el 80% del algodón, el 30% del maíz y el 25% de la colza producidas a nivel mundial son transgénicas, la posibilidad de que nuestro cosmético incluya un ingrediente transgénico es muy elevada. Además, en cosmética hay muchos otros ingredientes que no llevan el nombre “aceite” pero que derivan de alguna de estas especies vegetales que pueden ser transgénicas o se han producido mediante la intervención de microrganismos genéticamente modificados, con lo que la presencia de transgénicos en la cosmética no certificada es casi segura. Los ingredientes en la cosmética natural Las cremas ya sean hidratantes, nutritivas o antiedad están compuestas básicamente por una fase acuosa (agua o un hidrolato), una fase oleosa (aceite o grasa) y principios activos específicos para cada caso (aceites esenciales, extractos vegetales, vitaminas, minerales, etc)El agua es uno de los excipientes más utilizados y puede sustituirse por un hidrolato y de esta forma se añaden más principios activos. O ser un agua revitalizada o de manantial con el fin de darle una información positiva. En el INCI lo identificaremos por Aqua o el nombre de la planta y al final las palabras “water”, “destilate” o “aqua”La fase oleosa básicamente deberían ser aceites y grasas vegetales sin desnaturalizar. En los productos convencionales se suelen utilizar sustancias derivadas de la silicona u otros derivados del petróleo como parafinas y aceites minerales, ya que su textura es suave y agradable al aplicarlo. Para conseguir este efecto en cosmética econatural se recurre a veces a los aceites vegetales esterificados que, sin ser perjudiciales, no tienen tantas propiedades como un aceite crudo. La diferencia sería comparable a usar en cocina un aceite virgen o uno refinado. Veamos cómo se indicarían en el INCI unos u otros:*Aceites vegetales naturales: Todos los ingredientes que incluyen el término oil al final (Prunus Amygdalus Dulcis Oil, Olea Europaea Fruit Oil,. etc)*Aceites esterificados: Caprylic Capric Triglyceride, Coco Caprylate Caprate, Oleyl Erucate, Oleyl Linoleate, Decyl Oleate, etc. Los principios activos de los productos de cuidado de la piel son muy diversos en función del objetivo y su origen: aceites esenciales, vitaminas, minerales, derivados de animales, derivados de algas, etc. Las cremas exfoliantes, por ejemplo, suelen incorporar alguna sustancia en polvo que realice una función física de limpieza de la piel. Existen diversos exfoliantes naturales como la arcilla, polvo de hueso de albaricoque, polvo de arroz, sal, azúcar, polvo de bambú, etc. Además, pueden incorporar alguna base detergente suave para limpiar la piel y principios activos vegetales calmantes, regenerantes e hidratantes. Las lociones tienen como base el agua, extractos acuosos y el alcohol a los que se añaden extractos de plantas con acciones básicamente hidratantes. Su formulación es muy simple. Y en el caso de serums y fluidos, las formulaciones son similares a las cremas, pero más ligeras y con una mayor concentración de sustancias activas. Foto izquierda: SÅPER, selección de productos para hidratación & nutrición. Foto derecha: NATURNUA: producto hidratante con aloe vera y caléndula   Comparando dos cremas hidratantes: ecológica certificada y convencional La crema ecológica está compuesta de los siguientes ingredientes:*Aloe Barbadensis Leaf Juice (jugo de aloe vera)*, Olea Europaea Fruit Oil (aceite de oliva)*, Butyrospermum Parkii Butter (manteca de karité)*, Cetearly Glucoside, Glyceryl Stearate, Caprylic/Capric Triglyceride, Persea Gratissima Oil(aceite de aguacate)*, Helianthus Annuus Seed Oil (aceite de girasol), Sodium Levulinate, Sodium Anisate, Tocopherol, Rosmarinus Oficcinalis Leaf Oil (aceite esencial de romero)*, Limonene**, Linalool**En esta crema, la parte acuosa es jugo de aloe, es decir, no es solo agua, que sí es el componente principal de muchos cosméticos, así se suma al agua las propiedades hidratantes del jugo de aloe. Por otra parte, se ve que los ingredientes que están en mayor porcentaje en la fórmula, los que están más arriba en la lista, son ingredientes de origen agrario y procesados mediante métodos físicossencillos. Además, todos los ingredientes que están marcados con un* son ecológicos (proceden de cultivos ecológicos certificados). El aceite esencial de romero es el ingrediente perfumante. Los ingredientes marcados con dos ** son alérgenos de obligada declaración que contiene el aceite esencial.Respecto a los otros componentes: el Cetearyl Glucoside es un emulsionante, el Glyceryl Stearate se usa para controlar la viscosidad, el Caprylic/Capric Triglyceride también ejerce una función emoliente, además de otras como la de ser solvente, es decir, que ayuda a que la mezcla de ingredientes salga bien; el tocoferol es un antioxidante y los conservantes que lleva esta crema: Sodium Levulinate y Sodium Anisate, también son de origen natural.Todos estos otros ingredientes que no son aceites, manteca o jugo, son de origen vegetal, y se obtienen mediante métodos permitidos en las normas de cosmética natural, como la hidrogenación o la hidrólisis.  Es decir, que esta crema es 100 % de origen natural. La crema convencional contiene:Aqua, ​Glycerin, ​Cetearyl alcohol, ​Caprylic/capric triglyceride, ​Cetyl alcohol, ​Ceteareth-20, ​Petrolatum, ​Potassium phosphate, ​Carbomer, ​Dimethicone, ​Behentrimonium methosulfate, ​Sodium lauroyl lactylate, C10-30 Alkyl Acrylate Crosspolymer, ​Sodium hyaluronate,  Vitis Vinifera Leaf Extract, Propylene

Leer completo »

¿AFECTAN LAS MODIFICACIONES EN EL REGLAMENTO DE COSMÉTICA A LOS PRODUCTOS ECONATURALES?

La respuesta corta es: afectan muy poquito, por no decir nada, porque las actuales restricciones y prohibiciones que la Comisión Europea se tratan principalmente de limitar el uso de ciertos ingredientes que la cosmética econatural siempre ha considerado tóxicos y nunca ha utilizado.   El Reglamento (CE) nº 1223/2009 que regula a los productos cosméticos de la UE está en constante cambio. Las formulaciones de los productos implican a una amplia gama de sustancias cuyo impacto sobre la salud de las personas y el medio ambiente provoca cambios en la legislación ya sea para restringir su uso, para prohibirlo o para obligar a determinadas indicaciones en el etiquetado. Pero, aunque parezca difícil de creer estos cambios son mucho más lentos de los que el sentido común impondría. Pueden pasar años desde que se empieza a sospechar de la toxicidad de un determinado ingrediente hasta que el reglamento recoge su prohibición, y más años en ver tal ingrediente desaparecer definitivamente del mercado, teniendo en cuenta que la Comisión suele dar un plazo largo para que la industria se adapte y elimine completamente de sus fórmulas un nuevo ingrediente prohibido.Las personas consumidoras podemos creer que la legislación vela por nuestros intereses, pero la lentitud de los procedimientos juega en nuestra contra, especialmente cuando se trata de sustancias que se acumulan en nuestro organismo o en el medio ambiente y tienen efectos a largo plazo.Por suerte tenemos una opción que nos mantiene al margen de vernos afectados por la poca operatividad de los mecanismos de protección que nos ofrecen las autoridades europeas, que es elegir cosmética econatural certificada. La certificación es un proceso voluntario para las empresas que deciden asumir una normativa mucho más estricta basada en evitar todos aquellos ingredientes sobre los que existen sospechas de ser perniciosos para la salud y el medio ambiente y que, a la larga, serán prohibidos en la normativa oficial.Con la ayuda de Estela Cuadrado, fabricante de cosmética ecológica, creadora de la marca Ártica y divulgadora, vamos a repasar las últimas modificaciones importantes del reglamento para demostrar la lentitud del procedimiento y analizar cómo afecta a los cosméticos econaturales. Foto izquierda: elaboración mascarilla, Lamia. Derecha: Secando flor de árnica. Taüll Organics RESTRICCIONES O PROHIBICIONES LEGISLADAS EN 2023Prohibición de los microplásticosEl Reglamento (UE) 2023/2055 de la Comisión de restricción de los microplásticos añadidos intencionalmente a los productos, afecta a todos los sectores, no solo a la cosmética.En el caso de la cosmética la prohibición no será efectiva hasta el 16.10.2027 para productos que se aclaran (champú, gel de baños, etc.); hasta 16.10.2029 para las fragancias y productos destinados a permanecer en contacto prolongado con la piel y hasta 16.10.2035 en el caso de maquillaje, pintalabios y laca de uñas, aunque a partir de 2031 deberán indicar en la etiqueta que contiene microplásticos.En cosmética econatural nunca se han necesitado los microplásticos, como manifestaron el año pasado en una carta abierta a la Comisión Europea varias marcas de cosmética, entre ellas Weleda; cuando precisamente el argumento de la industria convencional para convencer a la Comisión de que son necesarios plazos tan largos para su prohibición total es que no se pueden fabricar ciertos productos cosméticos sin microplásticos.Dentro de esta prohibición se incluye también el uso de purpurina, pues ésta aplica a “todas las partículas de polímeros sintéticos inferiores a cinco milímetros que sean orgánicas, insolubles y resistentes a la degradación”. Por lo tanto, afecta a la que está elaborada con plástico no biodegradable, que era lo más habitual hasta ahora. No afecta a la fabricada con otros materiales inorgánicos (metal, cristal), naturales, biodegradables o solubles en agua. En cosmética natural nunca se ha usado la purpurina plástica. Prohibición de algunas sustancias que se consideran carcinógenas, mutágenas o tóxicas para la reproducciónEn 2023 la Comisión publicó el Reglamento (UE) 2023/1490 por el que se modifica el Reglamento (CE) 1223/2009. En total se prohíben 30 sustancias entre las que se incluye la benzofenona que es un filtro solar muy utilizado y está en vigor desde el 1 de diciembre de 2023.Hay una serie de ingredientes en cosmética que se consideran cancerígenos, mutágenos y/o tóxicos para la reproducción (los CMRs) o bioacumulativos, tóxicos específicos para órganos concretos o alérgenos respiratorios. Continuamente se publican nuevos reglamentos que modifican al Reglamento de cosmética para eliminar o restringir los ingredientes que se pueden usar.Esta es la última de las modificaciones que prohíbe o restringe ingredientes en cosmética. En el 2022 se publicaron cuatro reglamentos distintos que modificaron el Reglamento CE 1223/2009 añadiendo nuevas prohibiciones o restricciones de ingredientes cosméticos.En estos momentos está en desarrollo una nueva modificación del reglamento, más profunda que las anteriores, pero se estima que la fecha del primer borrador de este reglamento sea para el 2025 y que no entre en vigor hasta el 2026.El proyecto de reglamento incluye la prohibición del 4-Metilbencilieno Camfora y restricciones para los compuestos de Vitamina A (Retinol, Acetato de Retinilo y Palmitato de Retinilo), Ácido Kójico, Daidzeína, Genisteína, Arbutina, Alfa- Arbutina, Triclosán y Triclocarbano. Por otra parte, hay una novedad en la legislación que afecta a todos:Regulación respecto a las sustancias con posible potencial alergénicoEsta sí afecta a todo tipo de productos, naturales o no, pero es un requisito sobre la información disponible para los consumidores, no sobre restricción de sustancias.Actualmente hay 26 alérgenos (mayormente presentes en perfumes y aceites esenciales) que los fabricantes de cosmética están obligados a declarar en la etiqueta. El Reg. UE 2023/1545 de 26.07.2023 aumentó esta cifra a 81 sustancias. Hasta el 16.08.2026 se pueden seguir etiquetando productos cosméticos declarando solo alguno de los 26 alérgenos si están presentes y hasta el 16.08.2028 podrán encontrarse en el mercado productos etiquetados según la legislación antigua.Con respecto a la cosmética natural: de los 26 alérgenos a declarar hasta ahora, hay algunos que no son naturales, por lo que nunca se pueden encontrar en las etiquetas de la cosmética natural auténtica. Ahora pasará lo mismo, pero ampliado a más nombres, pues de estos 81 alérgenos, algunos son naturales y otros no.Y finalmente,

Leer completo »
Scroll al inicio